Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Diccionario de la pandemia: Amistad

Los lazos de sangre no son los únicos fuertes y determinantes para el ser humano, menos en tiempos de crisis, por eso ahora la amistad gana protagonismo.

Diccionario realizado para la clase de Lenguaje Escrito II (2020-1, segundo semestre), con el profesor Juan Sebastián Jiménez. 

La soledad ha sido, entre otras, una de las constantes de la vida en pandemia y desde ahí, desde un momento de introspección y de distanciamiento social, estos jóvenes reflexionan sobre el valor de la amistad, lo que significa la lealtad y la presencia permanente y desinteresada de algunas personas en la vida.

En estos textos, íntimos y honestos, se desvelan concepciones diferentes de esa palabra que usamos cotidianamente y muchas veces sin reparar en su significado. Lea esta quinta entrega del diccionario de la pandemia: la definición de amistad.

Si se perdió alguna de las entregas anteriores: vea aquí la definición del amorla de familia, la de educación y la de trabajo. Espere cada semana una nueva entrada de este diccionario.

 

“¿Me prestas un esfero?”

Por Valentina Torres Ortíz

Definición: amistad es la relación que se puede llegar a establecer con alguien simplemente con la frase “me prestas un esfero”.

Alejandra, una niña de 13 años, llegó a la ciudad de Bogotá en 2015 después de vivir por muchos años en la ciudad de Ibagué. Cuando ella tomó esa decisión junto a su familia, jamás pensó en todos lo cambios que este nuevo viaje traería para su vida, entre ellos el cambio de colegio.

El 4 de febrero del mismo año, era el día en el que iba a conocer su segunda casa: el colegio. Con muchos nervios, ella se dirigió a aquel lugar llena de muchas expectativas y sueños.

Apenas clasificaron a todos los estudiantes en cada salón, ella se dio cuenta de que detrás de su puesto estaba una niña, Laura, pero la gran diferencia era que ella ya llevaba varios años en aquel colegio. Después de unos minutos llegó la profesora para darle a todos los estudiantes las indicaciones correspondientes y las explicaciones de lo que durante el año iban a realizar, estaban cursando octavo. La profesora les dijo que por favor sacaran un cuaderno y un esfero para poder anotar todo lo que ella les diría. Alejandra revisó su maleta y se dio cuenta de que tenía su cuaderno, pero no tenía ningún elemento para poder escribir, inmediatamente se volteó y le dijo a Daniela: “¿me prestas un esfero?”, a lo que ella le contestó: “mira”, extendiendo la mano y sosteniendo el esfero. Desde aquel momento estas dos niñas se volvieron inseparables.

Laura era la típica niña que la mayoría del colegio reconocía, ella se caracterizaba por participar en diferentes actividades culturales, como bailes, eventos y concursos, entre otros. Alejandra era una niña muy extrovertida al igual que Laura, fue por eso que desde el primer día entablaron una relación en la que empezaron a intercambiar experiencias y se dieron cuenta de que tenían muchas cosas en común, una de ellas era el gran parecido físico, algo de lo que mucha gente se sorprendía. La mayoría de las personas que no las conocían aseguraban que eran hermanas.

Daba la casualidad de que vivían muy cerca, entonces, además de pasar la mayoría del tiempo en el colegio juntas, al finalizar la jornada se devolvían juntas a sus casas, o en algunos casos una de ellas iba a la casa de la otra.

Nadie entendía por qué en tan poco tiempo estas dos niñas se volvieron tan unidas, ni ellas dos sabían dar una explicación a esto. Lo que sí era cierto, era que con el pasar del tiempo cada vez más había más experiencias, anécdotas e historias por contar sobre esa amistad.

Pasaron los años y estas dos niñas siguieron unidas hasta llegar al grado 11, durante los tres años que compartieron su vida escolar, contaron con la ventaja de que no las separaran de salón, pero en 11 todo cambió. Hubo cambios en el colegio, y gran sorpresa se llevaron estas dos niñas al saber que no estarían juntas en ese año. Evidentemente las cosas iban a cambiar desde ese día.

Durante todo ese año, ellas se siguieron hablando, pero nada volvió a ser como antes. Se alejaron mucho después de aquel cambio y empezaron a tener diferentes problemas entre ellas. Entre chismes de colegio, le llegó a Laura un mensaje en el que le mostraban una foto de Cristian, su novio, besándose con su “amiga” en la fiesta de disfraces que había organizado uno de los amigos de él. Laura llamó a Alejandra pidiéndole una explicación, pero ella lo negó todo.

Desde ese día, esa “amistad” que todo el mundo envidiaba se quebró, ellas dos se alejaron por completo y una de las cosas más difíciles para Laura fue tener que ver en algunas ocasiones a Alejandra debido a que tenían demasiados amigos en común.

Pasaron dos años aproximadamente en los que ellas no tuvieron ningún tipo de contacto, hasta que se encontraron en una fiesta que había organizado uno de los amigos que tenían en común el fin de semana antes de que empezara la cuarentena, gracias a esa fiesta, ellas dos empezaron a hablar y a aclarar la situación. Esta situación les ha permitido recordar las viejas historias y experiencias que vivieron juntas, y piensan que gracias al COVID-19 pudieron recuperar su amistad.

 

El “yo”, parte fundamental en las amistades

Por Nicolás David Tovar Sánchez

Durante la cuarentena todas las relaciones se han visto afectadas, tanto las personales como las intrapersonales, pero antes de hablar de mis experiencias vividas durante la cuarentena con respecto a mis amistades, me gustaría dar una aproximación de lo que para mí es la amistad, independientemente de las circunstancias a las que esté sometida. Aunque suena cliché creo en la frase que dice: “los amigos son la familia que escogemos”, pero este tipo de familia es completamente diferente a la que realmente tenemos, porque sin importar los ideales que sigan mis amigos, siempre me fijo en sus capacidades, la forma cómo perciben el mundo, cómo son sus relaciones personales, qué tanto les apasiona lo que hacen y si son felices haciendo lo que hacen, pero, sin duda alguna, lo más importante es que esa persona que estoy conociendo me aporte algo, que se convierta en un complemento.

Específicamente, no un complemento para llenar un vacío, sino que me aporte una nueva forma de ver y percibir el mundo; entre más diferentes sean mis amigos mejor, ya que por experiencia propia cuando encontramos a alguien que tiene personalidades casi iguales a las de nosotros, empezaba a entrar en dilemas de personalidad y también a tener conflictos con la persona porque no es “original”, pero al igual que una pareja, un amigo para mí debería ser el complemento, al igual que creo firmemente que se debe escoger mejor a los amigos que a una pareja.

Yo he llegado a saber quién podría ser o no ser la pareja indicada de mis amigos, porque desde mi humilde punto de vista conozco tan bien a mis amigos como para conocer qué cosas les pueden gustar, además de que con un primer acercamiento con las personas yo puedo intuir cosas de su personalidad, con verla o con escucharla; creo que la comunicación y el hecho de cómo nos expresamos son parte fundamental en la forma de cómo nos proyectamos hacia los demás, pero en algunas ocasiones he caído en prejuicios por tan solo dejarme llevar por esta primera apariencia de la persona.

Hablando de expresión, sostengo que la forma de cómo nos sentimos en el fondo, se convierte en la forma cómo nos perciben las personas y un ejemplo claro ,y que en mi caso es el mejor, es cuando nos vemos en el espejo: nosotros somos los únicos capaces de sentirnos confiados de la persona que se está viendo en el reflejo, el poder mental hace que las personas se sientan seguras de sí mismas y que se proyecten de esa forma, cuando creo que me veo bien con cierto tipo de ropa, me ha pasado que las personas reconocen que me veo bien con eso, pero todo es mental y creo que ese fue el caso de Betty, ella hasta que sintió confianza de la persona que estaba viendo en el espejo, fue cuando todos se dieron cuenta de la mujer que estaba oculta detrás de esos lentes y esa risa extraña; en general, nosotros somos los que tenemos el poder de proyectarnos bien o mal ante los demás, además de ser fieles a nuestra esencia, eso que nos hace ser quienes somos.

Pero volviendo al tema de la amistad, muchos de mis amigos son personas seguras de quienes son, además de que su esencia es única e irrepetible, y, creo yo, que cuando uno reconoce eso en el otro sabemos que esa persona es la indicada para ocupar un espacio en nuestras vidas. También me he dado cuenta de que el sentido del humor es fundamental en mis amistades, amo que las personas sean capaces de reírse primero de sí mismos para después burlarse de los demás, pues así no se cae en el estereotipo de la típica persona que critica y se proyecta como una persona fuerte, pero en el fondo es débil y con poco carácter.

Por ejemplo, con Jorge nos hacemos chistes sobre lo que es ser gay y lo que eso trae teniendo padres un poco chapados a la antigua, su sentido del humor en ocasiones es un poco pesado, pero asimismo, como es cruel con los demás también es cruel consigo mismo, me gustaría hablar de todos mis amigos, pero de forma rápida me gustaría mencionar a mis amigos del “Aquelarre”, o como nos hacemos llamar en el grupo de Whatsapp: “Mean girls”, conformado por seis personas con mucho veneno en sus lenguas, pero ante todo humanos y fraternos, que reconocemos nuestros errores cuando los cometemos y a su vez sabemos pedir perdón.

Mi concepto de amistad cambió desde que estaba en los últimos años de colegio, ya que con mi grupo de amigas nos dimos cuenta de que las amistades a las que no les fijaban un fin, eran las que se terminaban de forma esporádica, y para colmo mi amistad con ellas aún está intacta, pero otra cosa importante es que para mí un amigo no es el que está contigo de un lado al otro, porque mis amigos pueden tener otros amigos, pero pues nosotros tenemos la certeza de que nuestra amistad prevalecerá ante otras personas.

Juntando todo lo que dije anteriormente, me adentro a lo que han sido mis amistades en tiempos de cuarentena. Como lo dije en el escrito del amor, la cuarentana ha sido la prueba perfecta que en mi caso reafirmó mis amigos, que son los miembros del aquelarre; en mi vida natural, soy muy abierto a conocer personas, hablar y reírme con otras, pero hay un abismo entre mis amigos y mis compañeros, y aunque parezca que trato como amigos a mis compañeros, tengo claro en quiénes puedo confiar, exceptuando también que aplico ese dicho que dice que a “los amigos hay que tenerlos cerca, pero a los enemigos más cerca”.

Pero en experiencia con mi aquelarre nos han tocado dos cumpleaños durante la cuarentena, pero eso no nos ha impedido hacer una fiesta virtual por Zoom, echar chisme y hacer juegos online con otras aplicaciones, creemos que para nuestra amistad no hay excusa para estar, por eso considero que los lazos que hemos estrechado son rígidos y permiten la construcción de la amistad que tenemos. Además de que los amigos no son los que están solo en los buenos momentos, sino también en los malos y aún más allá. Amigo es quien conoce lo peor de ti y decide quedarse a tu lado.

Para mí la amistad de ellos durante la cuarentana ha significado mucho, pues al igual que muchas personas he pasado por momentos de estabilidad emocional, pero también por pequeñas inestabilidades, pero en estos tiempos también hemos conocido otras facetas de nosotros y ha sido gracioso cómo reaccionamos a las cosas que pasan a nuestro alrededor y por eso hemos reafirmado nuestra amistad, independiente del tiempo que pasemos juntos, porque aún desde la lejanía, extrañando verlos en persona, sé que cuando esto termine nos volveremos a ver y aprovecharemos mejor los espacios en los que estemos juntos.

 

Una falsa amistad

Por Natalia Andrea Carvajal Rodríguez

Un día, como de costumbre, me levanté para ir al colegio, estaba feliz, por fin se acercaban los días para acabar el último año y deshacerme de una vez por todas de Karen, la villana y examiga que tanto odié en mi infancia. Digamos que ella fue la que hizo mis días infelices mientras pudo.

Remontándonos unos años atrás… me dirigía hacia al salón, cuando de repente un chico que corría a toda por el pasillo me golpeó con su gran maleta, que por cierto, era más grande que él, y pasó como si nada por mi lado, sin siquiera ofrecer unas disculpas, un comportamiento típico de ese colegio.

Entró a clase de Lenguas, ya se encontraba el profesor allí sentado esperando a que fueran las y quince para cerrar la puerta y empezar con su clase, aproveché que llegué temprano y me acomodé en la silla que daba a la ventana. Saqué mi plan lector y empecé a leer un poco.

El profesor comenzó la clase y me di cuenta de que Diego, el chico con el que salía, no había llegado, e inmediatamente le pregunté a su hermana que si le pasaba algo, pero me dijo que sólo no quiso venir. Al salir de clase, él estaba afuera, esperándome con un gran ramo de flores y una carta en su mano que decía Natalia… Sentí como si el mundo se detuviera en ese instante y sólo existiéramos él y yo. Corrí para darle un gran abrazo y en ese momento su hermana, guiñándome un ojo, me dijo que ella le había ayudado a escoger las flores.

Llegó el descanso y salí al patio central a encontrarme con mis amigas, apareció Karen con su eufórico abrazo de todos los días, nos sentamos y empezamos a charlar, cuando me di cuenta de que todos mis compañeros y profesores hablaban del mismo tema: flores, un chico enamorado y una afortunada que lo tenía (claro para el chisme todos estaban pendientes). Karen empezó con la insistidera de ir a buscar a Diego y decirle que éramos el titular del momento en la escuela: el profesor Jirafales (por las flores) y su enamorada. Por fin accedí a buscarlo y cuando llegamos a la cancha de basket miré a Karen, estaba muy arreglada, no supe en qué momento lo había hecho tan rápido. De nuevo nos sentamos a hablar y Karen se hizo al otro lado de Diego, recuerdo que tenía comportamientos para llamar la atención, gritaba o se paraba a bailar con la música que pasaban por la radio escolar, en fin, noté que ella siempre cambiaba cuando estaba cerca de él.

Después de un par de semanas, llegó el famoso “Día familiar”, en el que las familias de todos los estudiantes del colegio se reunían para celebrar un año más en la institución. Todos los cursos tenían una presentación de baile preparada, al acabar la mía fui a buscar a Diego, pero estaba en apuros cambiándose para la suya y en su despelote dejó sus cosas encima de un pupitre.

Yo las cogí y su celular empezó a sonar repetidamente, cuando lo miré era Karen, estaba muy confundida e intrigada y quería saber por qué lo llamaba y cómo consiguió su número. No contesté, esperé a que él me diera una explicación, y cuando le pregunté me dijo que ella era muy especial con él, tanto que a veces ya pasaba a ser intensa, y en cuanto al número, que ella le escribió un día sin saber cómo lo había conseguido.

En ese momento me llené de tantas cosas negativas, estaba desilusionada, confundida y con muchos recuerdos que empezaron a pasar por mi mente como si le hubiera dado play a una película. Recordé todas las veces que Karen me incitaba a desconfiar de Diego diciéndome que él era un mujeriego, que debía dejarlo, que lo había visto coquetear con una y con otra, recordé todas las veces que Luisa, mi mejor amiga, me decía que Karen se ofrecía a entregarme los detalles que él tenía conmigo y se los quedaba; o los míos para él, y se hacía pasar por la que los regalaba.

Fue como si me hubieran quitado una venda que tenía en los ojos y ahora podía ver la realidad, Karen, en quien había confiado tan ciegamente, me había estado engañando, su propósito era ponerme en contra de él para terminarle y mientras tanto ella lo enamoraba cada día más. Fui una tonta, no debí dejar que ella entrara así en la relación, sí noté que las cosas fueron cambiando con Diego, pero jamás pensé que fueran a causa de ella, tenía otras miles de razones en mi cabeza, pero ella ni asomaba por ahí, todos me lo advirtieron pero no quise escuchar.

Me fui, no podía soportar verla a ella, ese mismo día me escribió pero no le respondí sino hasta cuando regresamos a clase. Creé un pequeño plan con Luisa que consistía en reunirnos los tres (Karen, Diego y yo) confrontándolos con lo que ya sabía y cuando esto sucedió Karen sólo me dijo que estaba muy confundida y nada era así, pero Diego le quitó la palabra y dijo que era verdad, que ellos se gustaron pero él no permitió que pasara a mayores; sin embargo, me pedía disculpas por engañarme y nunca haberme contado lo que estaba pasando. Justo ahí, fue cuando vi a la Karen real, una persona egoísta y mala, que reaccionó de la peor manera pegándole una cachetada a Diego y diciéndole que era un idiota por no darse cuenta de que ella era mucho mejor que yo.

Al final me quedé sin amiga y sin novio, pero estaba feliz y tranquila porque eso me enseñó el verdadero significado de una amistad y es que en la amistad no hay rencores, no hay envidia, no hay competencia, por el contrario, apoyas, ayudas y sobre todo eres sincera. Mi moraleja es que el mal amigo jamás se comportará ante ti como tal, querrá mostrar su mejor imagen mientras consigue lo que quiere, lo importante es no dejar que esta persona entre a tu vida y haga estragos en ella.

 

La amistad: una manera egoísta de sobrevivir a la pandemia 

Por María Fernanda Silva Rangel

Definición: amistad es la relación entre seres que se basa en la confianza y el apoyo mutuo (en la mayoría de las situaciones). Esta se puede presentar desde animales  hasta con seres que no existen (los amigos imaginarios, por ejemplo).

La amistad es un sistema egoísta de clasificación en el que usas a la otra persona para tu propio beneficio; o por lo menos eso fue lo que una vez me explicó mi mejor amiga. Con esto, ella se refería a esa necesidad del hombre de tener a alguien en quién apoyarse -sí, a veces puede ser un sentimiento recíproco, pero no significa que en todos los casos sea así- y de cómo uno termina dividiendo a sus amistades basado en los temas que puede tratar con ellas o en las actividades que pueden realizar juntos: está el amigo para ir de fiesta, está el amigo para pedir consejos de amor, está el amigo para estudiar e incluso está una categoría de amistad tan específica como aquel con el que solo hablas sobre cosas triviales -yo tengo hasta un amigo con el que solo hablo de chismes de famosos-. Después de eso, mi perspectiva de lo que realmente significaba la amistad cambió.

Yo siempre he sido una persona que cambia de amigos como cambia de calzones -o eso es lo que me dice mi mamá-, y a pesar de todo pronóstico, he podido mantener amistades de más de ocho años, de las cuales me da orgullo presumir. Amistades que yo considero honestas y reales y no solo aquellas en las que se dejan de hablar y todo termina. Sin embargo, con el coronavirus el beneficio propio camuflado en interés por la otra persona ha ido en aumento. La gente busca la manera de distraerse y de no sentirse tan solos, ¿y qué mejor manera que reavivando amistades pasadas? Muchas de las amistades forjadas ahora serán olvidadas a la hora de salir a la cotidianidad de nuevo y aunque no tengo pruebas tampoco tengo dudas.

Hay una clara diferencia entre forjar y fortalecer una amistad en cuarentena. Por un lado, hacer amigos en plena pandemia está solo basado en la mera necesidad de sentirse acompañados y comprendidos -por supuesto existirán casos excepcionales, pero por lo que he captado gran parte de los casos son así-, mientras que fortalecer la amistad permite que a largo plazo esa unión alguna vez creada por razones distintas se vea mucho más fuerte a la hora de relacionarse otra vez.

No digo que hacer amigos sea malo, pero ¿realmente para que lo hacemos? Si ya tienes unos amigos con los que la pasas bien, ¿para qué hacer más en una situación como esta? Entiendo que las tragedias unen a la gente, pero ¿de verdad esa unión perdurará?

 

Amistades y fronteras

Por Laura Esperanza Rodríguez Mendoza

Definición: la amistad es la relación afectiva que tenemos con una persona o con un grupo de personas, que luego de pasar momentos tanto buenos como malos se convierte en un vínculo importante y especial ya que encontramos en estas apoyos y confianza que en otras personas no encontraríamos.

Amigo, una palabra que usamos diariamente para nombrar a las personas que nos rodean, pero el concepto de amigo ha cambiado con el paso de los años, la tecnología y sobre todo con la pandemia del Coronavirus. Cada uno de nosotros tiene la capacidad y libertad de escoger a los que serán sus amigos, pero, hoy en día ¿quién realmente es un amigo? Tenemos claro que existen diferentes tipos de personas para hacer las actividades cotidianas de la vida. No es lo mismo salir con los amigos de estudio a salir con los amigos de la rumba, o no es lo mismo salir con los amigos del colegio a salir con los amigos de la Universidad, o los amigos que conociste en un viaje, porque cada momento que hemos pasado con ellos es diferente y en muchas ocasiones no podemos compartir las mismas cosas con un grupo que con el otro. Sí, podemos tener cientos de grupos de amigos, pero ¿sabemos quiénes son los verdaderos? Muchas veces pensamos que las personas con las que nos vemos a diario y compartimos más momentos juntos son los que consideramos amigos de verdad, pero también vale más un amigo con el que no hablemos por meses y que sorpresivamente está en los peores momentos, aunque no esté diariamente en nuestras vidas.

Estamos acostumbrados a encontrar a nuestros amigos cerca, a encontrarlos en el barrio, en el colegio o en la universidad, porque tienen pensamientos parecidos, porque la cultura de sus familias es similar y porque hasta la misma lengua hablamos y no tenemos que aprender un idioma o un dialecto diferente para entendernos. Consideramos a un amigo cuando hablamos todos los días con él, cuando está presente en nuestra vida. Sin embargo, cuando todos estamos separados, y sin poder vernos físicamente y diariamente, el concepto de amistad verdadera cambia y reflexionamos que probablemente los amigos con los que vivíamos la rutina, ya no son tan “verdaderos” como lo pensábamos, ya no nos hablamos y la amistad tomó distancia, pero con amigos que meses atrás dejamos de vernos y no teníamos un contacto tan frecuente, vuelven con más fuerza a nuestra vida y nos manifiestan en estos momentos, los más difíciles, su amistad.

Los amigos verdaderos existen también en otras fronteras. Un viaje puede cambiar tu vida y puedes encontrar personas que, aunque sean de otras nacionalidades, culturas y con diferentes idiomas, te ofrecen una amistad más verdadera que personas que encontraste en tu cotidianidad y en tu zona de confort. Un amigo de otras fronteras te enseña algo nuevo, te enseña una nueva manera de pensar, de ver el mundo, de entender el significado de amistad, y aunque no estemos en el mismo lugar, con el poco o mucho tiempo compartido, nos enseñaron que no existe barrera fronteriza para que se conviertan en tus amigos de verdad. Momentos sencillos y simples que nos hacen encajar como piezas de rompecabezas y los instantes que convivimos juntos, sin importar el tiempo que sea, quedan marcados en nuestra memoria y se vuelven irrepetibles en nuestras vidas.

No existe uniformidad, no existe una manera de ver las cosas o un solo pensamiento en común sino es más que eso, es una amistad que se formó con estar en los mejores, pero sobre todo de estar en los peores momentos de nuestra vida. Cada uno puede tomar un camino distinto, puede estudiar carreras diferentes, y por supuesto, no verse durante mucho tiempo, pero existe algo en común más fuerte que resalta y brilla entre la heterogeneidad y se convierte en la base de una verdadera amistad. No especifico qué es, pues cada amistad es diferente. Esas personas que te conocen realmente cómo eres y no porque pasen todos los días contigo sino porque vivieron momentos tan especiales y tan específicos juntos, en los que pudieron aprender quién es quién y con quién realmente puedes contar. No podemos dejar de lado, que sí, la distancia afecta, que el no hablar durante mucho tiempo los separa un poco y los llena de nuevas personas y nuevas etapas de la vida, pero el concepto de verdaderos amigos es pensar en algunos que están lejos, que están realizando sus propios proyectos y que, si tuvieras la oportunidad de tenerlos cerca, escogerías a esas personas que marcaron tu vida y te hicieron sentir, mas no aparentar, el verdadero significado de la amistad.

Más específicamente ahora, cuando el mundo está reinventándose, cuando todos estamos en un momento de reflexión y la vida está en un stop, nos damos cuenta de quién es realmente un verdadero amigo, si la persona con la que convivimos todos los días o las personas con las que nos hemos podido unir a pesar de la distancia y a pesar del confinamiento en Colombia y en la mayoría de los países del mundo. Nos damos cuenta de que los momentos que disfrutamos hace algunos años o meses nos han dejado una huella más fuerte que los momentos que vivimos semanas atrás. No necesariamente teníamos la necesidad de estar en contacto diariamente; sin embargo, en la cuarentena, a pesar de la diferencia de horario, de las diferentes medidas en cada país, la disponibilidad de internet y la situación de cada uno en sus vidas, nos hemos podido unir con personas que siempre hemos considerado amigos y que aún hoy, en esta situación, podemos decir que son los verdaderos. A diferencia de las personas que teníamos a nuestro lado, los llamábamos amigos, pero no sentíamos su verdadera amistad.

Al estar todo quieto y en incertidumbre, un saludo y una video llamada de horas se convierte en una afirmación por querer saber cómo está el otro, en una afirmación de la importancia de esas personas en tu vida y que a pesar de las fronteras y en especial en cuarentena, los amigos, los que sí representan la amistad, se reúnen para redefinir su significado.

 

Similar a una película de drama

Por Karen Sofía Hernández Tiusaba

Definición: la amistad es un grupo de personas que son adictas al espectáculo, contar chismes y ser inseparables.  

Una dramatización personalizada todos los días, a distintas horas, pero todos juntos o no tiene sentido, de tal forma que todos se complementan, aunque para mis ojos ninguno se parece en ningún aspecto, pero que están ahí para hacernos reír con sus bobadas, para acosarnos por WhatsApp o para pasar un rato cómodo.

Muchas veces ellos son los que escuchan nuestro mal de amores, cuando nos ilusionamos con alguien inalcanzable, cuando nos rompen el corazón. Preferimos que ellos escuchen ese dolor, aunque no sepan nada del amor, de tal forma que terminan odiando a otra persona por nuestro sufrimiento.

Para un chisme son otro cuento, lo cuentan al derecho y al revés, como si fuera una película súper fantástica, no olvidando lo exagerado que dicen todo, hasta lo interpretan como en un teatro, tal como hicieron las otras personas.

Existen diferentes personas dentro de un grupo de amigos, las cuales, con su carácter, su forma de expresarse o de actuar contigo, logran construir tu personalidad, un entorno diferente al que estás acostumbrado; por ejemplo, la Universidad, no somos las mismas personas que fuimos en el colegio.

Está el amigo fiestero, la linda, la tierna, la seca, la mayor, el gay, todos ellos un personaje diferente, como similar a una película, de tal manera que cada uno tiene un papel principal, en su mente y en la nuestra son algo importante para que la “obra” siga fluyendo de manera normal.

Aunque dentro de la amistad no todo es color de rosa, existen las peleas o los dramas realmente exagerados por cualquier cosa, sean trabajos, o por los “amiga date cuenta” del cantante Sailorfag, también influye la personalidad de cada uno, y no olvidemos que cada quien reacciona de manera diferente, unos de manera calmada y otros dicen las cosas muy crudas.

Ana Villalobos para la revista VIX dice: “los expertos afirman que si tu amistad dura esta cantidad de años será para toda la vida”, una amistad es verdadera cuando dura más de siete años, y se convierten en amistades para toda la vida, es más probable que duren para siempre si se conocen desde pequeños.

La mayoría de las veces se vuelven parte de nuestra familia, haciendo que nuestros padres y hermanos los quieran igual que nosotros, hasta los dejan opinar sobre nuestros temas familiares, conocen a toda nuestra familia, desde abuelos, primos, tíos hasta amigos cercanos, además son invitados a los eventos familiares, sean bautizos, bodas o cumpleaños.

Por otro lado, están los amigos a larga distancia, son los que aparecen cada vez que pueden, pero que la relación de amigo fluye normal cuando vuelven a hablar, no importa lo mucho que duren sin hablarse o salir en persona, todo va a seguir normal.

Considero que las amistades más reales son las que te dicen las cosas en la cara, las que dicen groserías todo el tiempo, las secas pero que al mismo tiempo transmiten amor, las que hacen chistes bobos o sacan cualquier ocurrencia para hacer reír a los demás y las que realmente demuestran su lealtad hacia ti.

En cuanto a la amistad en línea, como dice la Youtuber Kika Nieto, para mí “No está bien, pero lo tolero”, ya que es la única forma de comunicación con nuestros familiares y amigos durante la pandemia del Covid-19, no veo nada bueno viendo a mis amigos por una pantalla tanto del celular como del computador.

Por último, solo falta decir que extraño a mis amigos, joder todos los días, contarnos chismes, reír a carcajadas todo el tiempo, almorzar con ellos y criticar de todo el mundo.

 

El verdadero amor de la vida

Por Juanita Murillo Gómez

Definición: la amistad es la relación con una persona en la que hay total confianza, con la cual se podría esconder un crimen, no conoce tiempo ni distancia y es todo lo que una relación amorosa no puede ser.

Soy hija única producto del matrimonio más fallido de la historia. Sin embargo, lograron hacer algo bien y solo me tuvieron a mí, pero eso hizo que creciera sin compañía, así que desde que tengo memoria, la palabra amistad significa mucho para mí. Al no tener hermanos, tuve que vivir y crear con mis amigos esas experiencias de pelear, jugar y sobre todo compartir, cosa que hasta el día de hoy todavía me cuesta. Es así como a través de los años he recolectado hermanos y también he entendido que, así como algunos solo estaban destinados para estar solo para una etapa, otros estaban destinados para siempre.

No todas las amistades son iguales, y no tienen que serlo. Existen niveles de amor y de confianza en cada amistad. He tenido amistades que se han construido con el tiempo, que ha sido un proceso de conocernos y de pasar tiempo juntos, he tenido amistades que fueron como la llama de un fósforo, donde hubo chispas inmediatamente, pero terminaron con la misma inmediatez que empezaron; y he tenido amistades que se han sentido como si encontrara una pieza de mí que estaba faltando.

En la primaria todos somos amigos, todo consiste en jugar con muñecas, hacernos reír e ir al colegio. No hay secretos grandes, no hay corazones rotos y las peleas, así se sintieran con todo el corazón, se solucionaban al acercarse y hablar como si nada. Luego llegó la adolescencia, y en mi caso, la etapa de las amistades intensas y pasajeras. Mis amigos de adolescencia fueron muchos y a la vez pocos, con ellos viví mi primera borrachera, escapada de la casa, mi primer beso y mi primer desamor. En esa etapa los secretos e inseguridades empezaron a aparecer, y fue la primera vez que abrí mi corazón a alguien que no fuera de mi familia, así como ellos lo hicieron conmigo. No sabíamos qué íbamos a hacer con nuestras vidas, pero no nos importaba, teníamos esa sensación de juventud eterna, creíamos que nada iba a cambiar.

Conocí la amistad verdadera cuando tenía 18 años. No sabía qué iba a hacer con mi vida, no me había querido matricular en una Universidad y terminé trabajando en una empresa de eventos internacionales en la que conocí a cuatro personas que me cambiarían para siempre. Johana, dulce, tierna e inteligente quien me patrocina spotify Premium y en la cuarentena me obliga a hacer ejercicio por zoom; Cristina, sobreprotectora conmigo, quien me enseñó a imprimir por ambas caras de una hoja y a quien le da gastritis cuando me ve pasar una calle porque no miro a ambos lados, es una enamorada del amor a quien conocí cuando estaba con la peor tusa, ese año íbamos de bar en bar hasta que en uno conoció al amor de su vida y ahí entendí que no hay nada mejor en esta vida que ver a los amigos felices; Alejandra, mi abogada eterna, con la que puedo hacer chistes de la ausencia de nuestros papás y soñar acerca de tener una familia funcional, quien puede ver más allá de lo que aparento; y finalmente Sory, quien trajo a mi vida un significado de amistad totalmente diferente, es esa amistad donde existe el “no estoy de acuerdo”, quien sabe los dramas más ridículos de mi familia, la cual tiene en Facebook, que llama a mi mamá solo para hablar con ella y no conmigo, hoy también es el ejemplo de esa amistad a distancia, y a pesar del océano que nos divide nada ha cambiado.

Al entrar a la universidad, y con Sory en otro país, pensaba que no iba a encontrar otros amigos, que con los bebés con los que iba a estudiar no iba a poder congeniar, pero estaba equivocada. Llegó una nueva amistad, no mejor ni peor, es diferente, era lo que necesitaba en mi vida.

El día de mi entrevista conocí a Nicolás, con quien desde el primer día tengo una inusual relación tipo matrimonio, compartimos finanzas, secretos y peleas, no tengo novio, pero lo tengo a él y lo amo con todo mi corazón, a él y a su infinita imprudencia. Ese mismo día conocí a Karen, la persona más despreocupada de la vida, nuestra amistad es ligera, sin dramas ni discusiones, con la cual puedo tener conversaciones telepáticas, pero detrás de su personalidad arrolladora y sus chistes crueles está una amistad verdadera; ella no permite que nadie más me haga chistes crueles, es derecho exclusivo de ella, y quien al momento de proteger mis sentimientos siempre ha estado ahí. Luego está Jorge, la personificación de no tener temor de Dios, al verme entusada me ofreció una cerveza y su amistad más sincera, somos muy parecidos en muchas cosas, entre esas, tener el mismo humor negro, es una persona brillante y así cómo Karen, debajo de todas las risas, que son muchas, he encontrado una amistad y amor incondicional de parte de él. Con Valentina encontré esa amistad llena de ternura y bullying, podemos pasar de hablar de nuestros sentimientos más profundos a echarnos la madre, es la amiga con la que puedo tener conversaciones solo con stickers, a pesar de no pasar tanto tiempo juntas, es de mis mejores amigas con quien puedo contar en todo. Por último, está Jhariana, ella fue el tipo de amistad con la frase “tu antes me caías mal”, nos hicimos cercanas cuando estaba pasando por uno de los peores momentos, es cuatro años menor que yo, pero si necesito un consejo a ella es la primera que busco, siento que puedo contarle todo y cuando no se lo cuento ella lo descubre sola. Desde Sory no había sentido una amistad así, y si bien ninguna puede reemplazar a la otra, Jhariana es muy especial para mí. La universidad me regaló esos cinco hermanos menores que amo infinitamente y daría todo para volver a estar con ellos, porque estar sentados en el G haciendo absolutamente nada significaba absolutamente todo.

Creo que las almas gemelas sí existen, pero no en el escenario romántico, sino en las amistades. Son esas personas que nos han visto en nuestros peores momentos, que saben de lo que podemos ser capaces y aun así nos quieren, que no todo el tiempo pueden ser nuestras porristas sino nuestro polo a tierra. Pueden ser el verdadero amor de nuestras vidas.

 

Yo soy tu amigo fiel

Por Paula Andrea Galvis Guzmán

Definición: amistad es la relación entre un conjunto de personas, externas a la familia, para interactuar constantemente sobre sus intereses en común sin importar que la distancia influya en esta relación.

No hay mejor época que esta para entender el verdadero significado de la amistad. En momentos como este las personas sacan a relucir sus verdaderas personalidades e intenciones con los demás, lo que da a entender que por el hecho de que se tengan miles de amigos o seguidores en las redes sociales la realidad es completamente diferente y las personas en las que se puede confiar plenamente se pueden contar con los dedos de las manos. Es importante tener a estas personas alrededor para ganarle a la soledad, el miedo que muchos tienen.

El alistamiento puede demostrar diferentes formas en las cuales las personas se muestran con la amistad, de las cuales se pueden destacar, por ejemplo, las personas que son constantes al hablar por las redes sociales y que se muestren interesadas en utilizarlas, las segundas que muestran un gusto limitado por las redes sociales, pero aun así las utilizan de vez en cuando para interactuar, y por últimos las personas que prefieren estar completamente aisladas de todo. Claramente estos tipos de personas no son las únicas formas de ser, pero estas tres mencionadas son las que se pueden evidenciar más fácil.

Estos tres grupos de personas se pueden plantear como diferentes niveles en una escala de miedo a la soledad. En la cual se puede poner del uno al tres, siendo el uno las personas que prefieren estar completamente aisladas de todo; el dos los que muestran un gusto limitado por las redes sociales, pero aun así las utilizan de vez en cuando para interactuar con los demás; y el tres es para aquellas personas que son constantes al hablar por las redes sociales y que se muestran interesadas en utilizarlas. Similar a una escala de dolor.

Cabe resaltar que independientemente de que exista el aislamiento social por causa de la cuarentena, no significa que se busque por lo tanto la soledad. Así como se señala en un artículo del New York Times, en el que Julianne Holt-Lunstad y Timothy B. Smith, investigadores en Psicología en la Universidad Brigham Young,  mencionan que “el aislamiento social denota pocas conexiones o interacciones sociales, mientras que la soledad implica una percepción subjetiva del aislamiento; la discrepancia entre el nivel de interacción social deseado y el real”. Como se puede ver, la interacción social para muchos en estos momentos no es algo necesario y fundamental ya que les puede dar un espacio para reflexionar sobre ellos mismos y conocerse mejor. Sin embargo, eso es un factor importante cuando las amistades que tienen sienten desinterés por parte de ellos, perdiendo de a poco esa relación.

Por otra parte, en el segundo nivel las personas son conscientes de que tienen una necesidad por interactuar con otros, pero a un nivel moderado en el que la otra persona sepa que su amistad es importante, pero que al mismo tiempo quiere su espacio porque no le gusta interactuar mediante las redes sociales y prefiere una interacción presencial. Lo que demuestra su independencia, pero al mismo tiempo tiene la necesidad de no sentirse completamente solo y esto le lleva a buscar a sus amigos.

Al final los del tercer nivel sacan a relucir la frase “el hombre es un ser social por naturaleza”, de Aristóteles. Su nivel de miedo a la soledad es muy alto, por lo tanto, buscan una solución para sentirse acogidos y protegidos bajo las redes sociales, a través de las cuales buscan entablar mayor contacto con sus amigos y tienden a caer en la trampa de personas que dicen serlo, pero en realidad los buscan para conseguir otras cosas. Por suerte para este nivel, en la cuarentena ya es más fácil identificar quiénes son en verdad sus amigos y por lo tanto buscan afianzar esa amistad.

 

Tipos de amistad

Por Karen Dahiana Cardona Tique

Definición: la amistad es una relación afectiva que se establece con una o varias personas que se llegan a conocer en varios lugares; la amistad se crea en varios momentos de la vida desde una edad temprana hasta ser un adulto.

La amistad surge de varias maneras, distintos momentos y lugares de la vida; durante nuestra vida conocemos muchas personas con las cuales establecemos distintas relaciones de amistad, además influye el hecho de cómo conocemos a esas personas ya que ahora existen muchas maneras de reunirse con gente nunca antes vista y de distintos lugares, como, por ejemplo, las nuevas tecnologías que permiten conectarse con personas a distancia; las redes sociales son una gran ayuda para hacer nuevos amigos, al igual que los clubes, las fiestas o incluso entrar a un curso de algún tipo.

Luego de conocer gente para establecer una amistad se conforman bases como la lealtad, la confianza, la sinceridad y el respeto. Surgen varios tipos de amistad y así mismo de amigos, colocamos en una lista algunos de ellos.

-Están los amigos con derechos, los cuales se basan en no tener un sentimiento más allá de una amistad, pero teniendo como intermedio la interacción física, la parte sexual que existe en una relación, incluyendo besos y caricias, pero que no van más allá de ser solo ocasional sin involucrar ningún sentimiento relacionado con el amor.

-Los mejores amigos, los cuales están en muchos momentos de la vida de una persona y llegan a convertirse en alguien muy cercano hasta ganarse la confianza y ser muy unidos, además luego es la persona que siempre es un apoyo en ocasiones buenas y malas por las que se esté atravesando.

-La amistad de fiestas u ocasionales, son esos amigos que no están siempre para nosotros y tampoco en todas las ocasiones, pero aparecen solamente cuando hay un evento o que involucre alguna fiesta, pues él va a estar ahí contigo para ir a divertirse, pero cuando termina ese momento no lo vuelves a ver sino solo hasta que se repite la ocasión.

-Amigos de toda la vida, son esas amistades que se conocen desde la infancia, los que llevan toda una vida juntos y aunque algunos no siempre se ven, cuando lo hacen traen a su presente recuerdos y momentos que vivieron juntos, además de siempre poder contar incondicionalmente con esa amistad en cualquier momento en que se necesite.

-Los amigos a distancia, ese amigo que conociste a través de alguna red social ya sea Facebook, Instagram, incluso Tinder, o si antes viajaste a un lugar y tuviste que devolverte a tu país o ciudad natal dejando esa amistad, de manera que se encuentra como única manera de seguir en contacto las videollamadas o los mensajes de texto y así hablar por varias horas.

-Los amigos de familia, son las amistades que sienten que son un miembro más de tu familia, los que construyen lazos con todos los miembros y es muy querido por todos, es invitado en muchos eventos familiares y puede llegar a ser una persona muy confiable que además está en los momentos difíciles de todos y de la misma manera en viceversa, pues al ser como un integrante de la familia también le brindan apoyo.

Aunque no son todos los tipos de amistad que existen, tal vez sean unos de los más usuales que se ven, e independientemente de cuáles sean los tipos de amistades que tengas, lo importante es saber que puedes contar con el apoyo de varios de ellos y de alguna manera no sentirte solo, pues también comparten cosas en común, aunque a la vez no porque cada uno de ellos es distinto a su manera, y es divertido lo diferente y universal que puede llegar a ser cada amistad con una o varias personas.

 

Lo que unió en coronavirus: “amigos políticos”

Por Juanita Gómez Garzón

Definición: amistad es la relación de afecto entre 2 o más personas que están en busca de un bien común o personal. La amistad es hacer parte de la vida de alguien durante un periodo de tiempo indeterminado, apoyándolo en las situaciones difíciles y tendiéndole la mano cada vez que lo necesite, está se basa en la confianza, el respeto y la sinceridad.

El COVID-19 ha logrado hacer un cambio en los seres humanos, algo que durante años no se había visto, ayudar a los demás sin pensar quién es, estar presto a dar la mano y priorizar al beneficio común mas allá del particular. Hoy se logra demostrar que en el fondo la raza humana siente afecto por los demás y logra compadecerse de los menos favorecidos en circunstancias que ameritan la ayuda de todos. Tal vez sea una conclusión apresurada, pero bajo la situación actual que vivimos se puede decir que los colombianos estamos intentando mostrar nuestra parte más amigable; organizando donatones y apoyando el consumo de los productos de las pequeñas y medianas empresas nacionales, claramente bajo las posibilidades económicas que cada familia tiene. Ser “amigos” no necesita de mucho tiempo o de estar 24/7, por el contrario, un buen amigo es esa persona que no se limita al momento de ayudar y lo hace con el corazón.

El tema de las amistades se complica cuando se trata de la política, particularmente en Colombia desde hace varios años conservadores y liberales han dividido las inclinaciones políticas y han segmentado a la población en bandos. Actualmente, Colombia cuenta con 15 partidos políticos, lo cual hace más grande la posibilidad de libre pensamiento, pero así mismo aumenta las diferencias de unos con otros. Resultado de esto es que muchas veces para no diferir con amigos cercanos es mejor no hablar de política.

Ser amigos de personas que participan en la política, sin duda alguna tiene un par de beneficios, esos que a todos nos gustaría tener, pero no son posibles. Por ejemplo, ¿A quién no le gustaría un cargo de fiscal de la nación? Qué afortunado Francisco Barbosa, actual fiscal, contar con una amistad tan firme e interesada como la del presidente Iván Duque, de hecho, son amigos desde la universidad, ambos egresados de la Sergio Arboleda. Por este motivo tenemos que valorar a esos amigos de universidad, porque uno no sabe las vueltas que da la vida y cuando uno menos piense ellos pueden ser la clave del éxito. Otro ejemplo de esos buenos amigos son los hermanos Nule y las jugosas licitaciones de los proyectos en Bogotá que repartieron a su antojo entre sus amigos. Este tipo de amistades son aquellas por las que literalmente uno se va a la cárcel. Pero bueno, hay riesgos que se toman por los amigos y aún más en el juego de la política.

Por otro lado, hoy la pandemia ha obligado a aquellos rivales de las urnas a que se unan y dejen de lado todas diferencias que los separan. Ejemplo claro de ello es la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, y el presidente de la república, Iván Duque, si bien al iniciar los primeros brotes del virus en Colombia no lograban ponerse de acuerdo en las decisiones que se debían tomar, en estos días se puede evidenciar el trabajo que hacen por tomar las medidas en conjunto y olvidando por un momento las ideologías políticas que los separan, empezando por sus partidos políticos; Claudia hace parte del Partido Verde e Iván del Centro Democrático, bandos totalmente opuestos. Ambos han tenido que dejar de lado el pensamiento de superioridad, para hacer parte de algo aún más grande y apoyarse mutuamente para poder combatir al coronavirus. Aunque aún distan en varios temas, intentan trabajar bajo un mismo fin.

Otro amigo que se unió a la causa fue el expresidente Juan Manuel Santos, quien por medio de un trino en su cuenta de Twitter se puso a disposición de Iván Duque para contribuir en la lucha contra el virus. Ellos son ese ejemplo de una amistad tóxica, pero sin duda alguna, siempre estarán allí.

Si bien este tipo de amistades no es común, claramente la característica principal de estos “amigos” es la conveniencia; sin embargo, no es algo malo, ya que están buscando el bien de todo un país, es fácil saber que lo mas probable es que cuando la pandemia acabe esos lazos del trabajo en equipo y amistad sean solo recuerdos, parte de la historia y cada uno volverá a retomar esas ideas que tienen en pausa a causa del COVID-19.

 

Amistades intactas

Por Jorge Luis Sierra García

Definición: la amistad es la relación interpersonal más profunda, especial y valiosa que se puede llegar a tener, y que a pesar del tiempo o la distancia permanece intacta.

Cuando me pongo a pensar en todas las amistades que he tenido a lo largo de mi vida, me recorre un sentimiento de felicidad, agradecimiento y nostalgia, siempre me he destacado por ser una persona con una gran habilidad social para hacer amigos rápido, desde el Kindergarten cuando conocí a mi primer mejor amigo, Duván, y mi mejor amiga Karoll, con ellos tuvimos una amistad de alrededor de 9 años, pero al finalizar nuestros estudios primarios los tres fuimos a colegios distintos en distintas partes del país, mi amigo se mudó a Medellín y pronto perdimos contacto y mi amiga se mudó a Cartagena, con ella me seguí hablando por algunos años más hasta que poco a poco dejamos de saber uno del otro.

Yo me quedé en Funza y comencé a estudiar en el Colegio Parroquial Santiago Apóstol, allí en las primeras semanas me hice muy afín a un grupo de chicas muy interesantes, la primera persona que recuerdo es a Lina Saiz, una pequeña niña con un gran carácter y una fuerza para hablar impresionante, ella y yo compaginamos muy rápido, siento que fue como un amor a primera vista, pero con una amiga, de un momento a otro hicimos clic. Recuerdo también a una tierna niña llamada María José, era muy sincera y descarada, tenía un muy particular encanto y cautivaba a todo el mundo, con ella tardé un poco más de tiempo en cultivar una amistad, pero desde el momento en el que comenzó a crecer jamás se detuvo, ella con el pasar de los años se convirtió en mi mejor amiga, mi confidente, mi pana. Otra de las chicas se llamaba Sara, ella era un poco rara, era la chica cool pero alternativa, literalmente la líder del grupo, y cuando ella hablaba nadie se atrevía a discutirle, normalmente no cruzábamos muchas palabras entre nosotros, fue hasta el octavo grado, donde nos dimos la oportunidad de conocernos mejor, allí me di cuenta de que era una persona única, su amistad trasciende más allá de cualquier cosa, es una de las personas más incondicionales del mundo, siempre está allí en los momentos que más necesitas una palabra de aliento, una ayuda, lo que sea siempre podré contar con ella.

En el año 2015 reprobé octavo grado, allí pensé que perdería estas amistades tan bonitas que tanto apreciaba, literalmente me dolió más el pensar que las iba a perder que el hecho de haber reprobado, pero no fue así, a pesar de ya no estar juntos todo el tiempo nuestra amistad se fortaleció tanto que al día de hoy seguimos siendo muy buenos amigos, como si nunca nos hubiésemos separado, o como si no hubiese pasado el tiempo, es de las amistades más bonitas que tengo.

Para el año 2016, repitiendo octavo grado, tuve la fortuna de encontrarme con Lina Gutiérrez, una chica recién llegada al colegio, un poco tímida, pero a la vez muy lanzada, ella fue como otro amor a primera vista, apenas nos conocimos no nos separamos, ella tal vez es una de las personas que me enseñó a amar y a sentir de una forma diferente y espectacular, no necesariamente en una relación de noviazgo, pero sí una amistad basada en el amor como ninguna. En este curso ya conocía a una persona muy particular, María Paula, esta chica me encendió la vida, es de las personas que te llenan de luz la vida, con la que nunca te aburres y siempre hay risas de por medio, ella es una de mis mejores amigas, ella me ayudó a enamorarme perdidamente de la vida, a enamorarme de los momentos y disfrutarlos al máximo, siempre hemos dicho que la vida nos tiene destinados a estar juntos donde sea, ya que al graduarnos pensamos en estudiar en universidades distintas, pero la vida nos volvió a juntar en el Externado. Gracias a María Paula y a Lina conocí a Paula, una chica muy tierna y sensible, convencida del amor eterno y de los cuentos de hadas, ella me enseñó a soñar en grande y siempre a creer en mí, ella me enseñó a apreciar los detalles, a que cada cosa siempre tiene un lugar y debe estar de cierta manera, me enseñó a ser una persona fuerte y dedicada y para nada conformista.

Al graduarnos nunca nos juramos que seriamos inseparables porqué sabíamos que la universidad nos podría cambiar y alejar, pero fue muy distinto, a pesar de no podernos ver tanto, siempre estamos en contacto, jamás nos alejamos verdaderamente.

El 2019 fue un año muy interesante, inicié el año estudiando Biología en la Pontificia Universidad Javeriana, pregrado el cual odié desde el segundo mes de clases, no era para nada lo que yo quería hacer, una cuestión de confusión, combinada con el deseo de aprobación de mi padre y capricho mío me llevó a estudiar biología, este no fue para nada mi mejor momento, vivía mis días llenos de trabajos de algo que no me gustaba, Cálculo, Física, Química, llenaron mis primeros meses de universidad de llanto y odio, pero no todo fue malo, conocí a Ana María Melo, una chica que venía de San Martín de los Llanos, una chica elegante, con mucho estilo y gracia, ella me ayudó mucho sobrellevar todo lo que sentía en ese momento, ya que no solo la universidad me estaba abrumando sino que también en este momento estaba abriendo mi verdadero ser a mis padres, no fue nada fácil decir y aceptar que era diferente y menos a ellos, ella me ayudó mucho en esto, me enseñó a amar libre y sin restricciones, a que no me diera miedo andar de la mano con una persona que me gusta, me enseñó a ser libre.

En el segundo semestre de 2019 ingresé a la Universidad Externado de Colombia a estudiar algo que sí me apasionaba: comunicación social y periodismo, allí, afortunadamente encontré personas de muy alta calidad, en la inducción solo conocí a una de mis actuales amigas, Valentina Quintero, en el Alcázar estábamos en el mismo grupo de personas y yo ya me había fijado que ella fumaba, pero se veía una persona muy creída y odiosa, la forma más efectiva de acercarme y hablarle fue ofrecerle un cigarrillo, desde ese día nos comenzamos a hablar y es de mis amistades más cercanas. A Jhariana y a Karen las conocí porque quedamos en el mismo curso, la verdad no las había visto mucho, pero me parecían unas viejas muy lindas, en cuanto llegamos al salón de clases no nos agradamos mucho pero con el pasar de los días nos volvimos literalmente inseparables, Karen es una amiga distante pero siempre está para las cosas verdaderamente importantes, Jhariana es como mi mejor amiga de la universidad, nos contamos todo, hablamos de todos, nos reímos de todo, tenemos una confianza única, siempre trata de aconsejarme es realmente una muy bonita persona, aunque a veces es un poco tóxica y celosa, siento que le da vida y color a nuestra amistad.

Nico ha sido mi primer amigo hombre desde Duván, y debo decir que sí me hacía falta un amigo hombre, aunque mis amigas son lo máximo, la amistad entre dos chicos es única, es casi como de hermanos, muy fraternal, muy de protección, somos muy unidos, es genial porque a veces pareciese que tenemos una conexión más allá, con solo vernos sabemos de qué estamos hablando o a veces sin haberlo planeado llegamos vestidos de formas muy parecidas, él es una persona muy alegre e imprudente que siempre le da un tono más alegre a todo. Finalmente, Juanita, esta chica es la mayor de nuestro grupo de amigos y de todos es la más loca, y la más consciente y aterrizada a la vez, siento que ambos tenemos una conexión muy bonita, como que cuando hablamos o pasamos tiempo juntos la vida es mucho mejor, incluso en nuestras tusas o nuestros malos días, esos días juntos han sido mucho mejor, somos muy parecidos y a la vez muy diferentes, esto hace que de muchas maneras nos complementemos y sea una amistad verdaderamente única.

Para mí mis amigas y amigo son los amores de mi vida, simplemente yo no sería la persona que soy sin ellos, para mí la amistad es de las cosas más importantes y valiosas que puede tener el ser humano, estas relaciones son las que te ayudan a construirte como persona, y también ayudas a construir personas, siento que llevo un parte de ellos en mí y cada uno de ellos en cierta medida llevan algo de mí.

La amistad, a diferencia del amor, nunca estará en peligro, la cuarentena y el distanciamiento social, en vez de alejar y distanciar las amistades, hizo que se fortalecieran más, nos hizo buscar medios para conectarnos, para vernos, para hablar, jugar, interactuar mucho más que antes de la cuarentena, nos lleva a reflexionar acerca de la importancia que tienen estas personas para nosotros y que a pesar de todo jamás las queremos perder.

 

La amistad en tiempos de Coronavirus

Por: Andrés Felipe Ruano Castillo

Un amigo es aquella persona que está para ti en cada momento, te ayuda, te protege, está contigo en las buenas y en las malas, te acompaña pase lo que pase y crea los recuerdos más memorables de tu vida; al menos ese es el concepto romántico de lo que es un amigo.

El coronavirus ha obligado a todo el mundo a transformar su rutina y esto puede causar que muchas personas cambien su personalidad y forma de ser, algo vital para determinar la amistad entre dos o más personas. Este tiempo de pandemia es la prueba de fuego perfecta para determinar qué tan sincera y duradera puede llegar a ser una amistad y los resultados son innumerables.

En una gran cantidad de casos el ser humano tiende a mentirse sobre sus amistades confundiendo interés con amistad sincera, aunque seamos realistas, uno nunca sabe cuándo una amistad es sincera. Encontrar verdaderos amigos, que te valoren y sientan una verdadera conexión contigo, es muy singular, incluso encontrar una persona que también te considere su amigo no es algo de todos los días.

Ahora, con todo el caos que ha desatado el COVID-19 a nivel mundial, vale la pena reflexionar ¿qué tan valiosa es la amistad en tiempos como estos? Incluso, ¿es de verdad tan importante tener amigos? Considero que ambas preguntas se pueden responder con la misma respuesta y es que todo depende de la persona y su forma de ser, pero esto puede cambiar, ya que las condiciones en las que estamos obligados a vivir actualmente han hecho cambiar la percepción de muchas cosas que nos rodean.

Para algunas personas es indispensable tener algún tipo de contacto interpersonal para sentir que se mantiene conectado con el mundo que lo rodea. Para otras personas no es necesario ya que, por experiencias personales o coyunturas de su vida, se han acostumbrado a una vida más solitaria y personal. Ninguna de estas opciones está mal, en realidad son excelentes, ya que cada ser humano tiene su forma de afrontar tiempos difíciles y cualquiera de las dos se acomodará a su preferencia.

En tiempos como este hay que tener mucho cuidado con esas personas que se presentan como amistades sinceras y con mucho valor, pero que en realidad usan esa fachada para tener algún tipo de privilegio por la amistad que se tiene; esto puede sonar muy exagerado, pero en la actualidad existen miles de casos de amistades por pura conveniencia. En momentos tan difíciles como estos, muchas personas pasan por un tiempo de verdad complejo y se encuentra en situaciones en las que necesitan no solo ayuda emocional, pero también monetaria o material, y es por esto que ciertos personajes se deciden por pedir ayuda a sus “amigos” con excusas simplemente ridículas.

En tiempos de Coronavirus todo se cuestiona a un alto nivel. ¿Es más amigo el que está para ti 24/7 y contesta tus mensajes inmediatamente o el que no tiene necesidad de hablar o tener una conversación diaria y saber que tienes una amistad ahí? Aún mejor, la pregunta que miles de personas se hacen a diario es ¿si de verdad es amigo aquel con el que solo se habla por internet y no en persona? Obviamente por la situación que nos rodea no podemos comprobar esto hasta que se nos permita salir del confinamiento en que nos encontramos, pero cabe aclarar que no hay respuesta fija frente a esto ya que no todos somos iguales y el concepto de amistad puede variar dependiendo de la persona con la que se hable del tema.

Con o sin amigos, el Coronavirus ha cambiado la vida de todos en una gran escala; sin embargo, es fundamental mantener la calma y llevar esta situación con la mejor actitud posible, puede que una buena amistad florezca por la pandemia o que una amistad falsa en tu vida acabe. Solo el tiempo de Coronavirus y tú mismo lo determinaran.

 

Mi amistad

Por Jenny Lorena Villalba García

Definición: amistad es una relación de confianza y entrega entre dos individuos, en la que las dos personas encuentran afinidad entre sus gustos.

Las amistades para muchos son la mayor expresión de la alegría, ya que para ellos su felicidad está en relacionarse con personas con las que sea posible generar un ambiente agradable y así mismo, en muchos casos, generar un sentimiento de dependencia y confortabilidad sin tener una relación amorosa, aclarando que en muchos de los casos las amistades toman un papel más importante que una relación amorosa.

Para mí la amistad no siempre ha sido la mejor experiencia, a mis cortos 18 años he podido experimentar cosas que a mi edad no es común vivir, ya que muchas de estas se han dado en contextos a los que algunas personas no están acostumbradas, todo esto se ha dado principalmente gracias a mi entorno social, puesto que en muchos casos mis amistades me han guiado por caminos los cuales no siempre terminan siendo lo mejor para mí.

Con lo anterior, es importante aclarar que no siempre he tenido amistades “malas”, puesto que a lo largo de mi vida he tenido amistades que me reconfortan y así mismo provocan cosas buenas en mí. Esto ha sido así desde muy pequeña, ya que siempre he pensado que las personas que están a mi alrededor tienen que generarme algo bueno y si no es así no las podría considerar parte de mi círculo social.

A causa de esto, toda mi vida he considerado que es mejor tener calidad a cantidad, con esto me refiero a que para mí es mejor tener un buen amigo a tener varios a los que realmente yo no les interese, esta ideología la he llevado a cabo desde muy pequeña; en el jardín de niños prefería jugar solo con una amiga a jugar con varias, puesto que sentía que así yo le podía dar más atención a mi amiga y ella del mismo modo a mí.

Puede que lo anterior sonara algo egoísta, pero no lo es, ya que simplemente la vida siempre me demostró que es mejor apoyarse en una persona que hacerlo en varias, esto no quiere decir que sea una persona asocial, de hecho es todo lo contrario, me considero una persona amigable, aunque muchas personas no piensen que lo sea, pues lo soy, pero esto no significa que le cuente a todos mis intimidades, puesto que para mí esa es la diferencia entre una amistad cualquiera y una buena amistad, en las dos amistades no va a haber la misma confianza.

Por esta razón, siento que he logrado en muchos casos hacer una buena selección de mis amistades, puesto que he confirmado a lo largo de los años cuáles son mis verdaderos amigos y con esto he aprendido a valorar realmente sus acciones, con ellos confirmé que siempre es posible sacar cosas buenas de las personas y con esto ver qué tan importantes son.

Por otra parte, últimamente he considerado que en las relaciones amorosas es posible crear no solo lazos amorosos, sino que también crear un ambiente de amistad, en mi caso lo he experimentado en los últimos meses con mi querido novio, él es algo mayor que yo, por ende, estamos en etapas muy diferentes de la vida, pero esto no nos ha impedido convertirnos en muy buenos amigos, para mí él es una persona divertida, es lindo, inteligente, creativo y en especial amoroso, con todas estas fabulosas características he logrado confirmar que es una muy buena persona, por lo que me siento muy afortunada de no solo ser su amiga, sino también su novia, y con todo esto he logrado depositar toda mi confianza y amor en él.

Para finalizar, pienso que las amistades hacen parte del desarrollo de cada persona, puesto que estas le traen a cada individuo nuevas experiencias y con esto logran formar de buena forma a cada persona, por esto es importante encontrar a la persona indicada para ofrecerle tu amistad.

 

La lealtad como premisa en la amistad

Por Felipe Marulanda Torres

Vivimos en la época en la que todo es relativo y momentáneo, probablemente la mayoría de nuestros amigos son pasajeros y solo transitan en nuestra vida por determinado tiempo.

Nos hemos acostumbrado a no extrañar y a no depender de quienes nos acompañan en nuestro tiempo libre, aquellos con quienes vivimos nuestras alegrías y que en algún momento pueden ser determinantes para nosotros e incluso influir en lo que somos y en cómo podemos llegar a actuar, hablar, interactuar e incluso vestir. A menudo compartimos con nuestras amistades lo que nos sucede a diario, nos abrimos sentimentalmente con ellos al punto en que llegan a ser un soporte para nosotros, con quienes nos sentimos tranquilos, podemos expresarnos, podemos sentirnos identificados y recibir una opinión o un consejo propio de lo que somos; muchas veces podemos oír algo que no queremos pero que puede ser lo que necesitamos, algo que puede hacernos cambiar de opinión, reflexionar, mejorar o impedir que hagamos algo que no era lo indicado.

¿Por qué entonces los amigos se han vuelto etapas de nuestras vidas y no permanentes? Resulta extraño, pues cada persona podría exponer su experiencia y en todas habría algo diferente, incluso podría pasar por el simple hecho de las etapas que atravesamos en la vida y que requieren de una adaptación en la que probablemente dejemos a un lado ciertos hábitos, personas, y en los que ya no somos compatibles con quienes alguna vez consideramos amigos. Pero es ahí cuando juega un papel fundamental algo que es común escuchar y que muchas veces desconocemos o pasamos por alto, y es la lealtad, aquel valor que todos creemos poseer pero que es difícil de argumentar, pues no existe una característica que lo defina puntualmente, aun así, es una virtud que consideramos fundamental a la hora de considerar a alguien amigo y que toma tiempo poder apreciar, es por esto que se habla generalmente de lo que es y lo que representa la lealtad en una amistad, es suficiente para debatir el cómo se mide o cómo se percibe y es ahí donde se puede ver la diversidad de personas y maneras en las que se siente algo o se expresa eso mismo, y aunque existen factores que se pueden considerar un patrón, como podría ser el apoyo, el tiempo, la gallardía o la persistencia, la apreciación que tendremos cada uno acerca de esto puede ser muy cambiante y a la vez confusa. De esta forma se puede considerar que, aunque la lealtad no sea una generalidad al menos en la percepción, sí es un factor fundamental en una amistad.

Si bien una amistad se puede mantener de momentos o recuerdos, siempre debe existir aquel elemento recíproco de lealtad, en el que ambas personas saben y son conscientes de que la otra persona, los comprende, los apoya y los respeta.

Estamos atravesando una época difícil y es un buen momento para reflexionar acerca de quiénes en realidad poseen este elemento fundamental en una amistad y hasta qué punto son capaces de fortalecer una amistad en la dificultad y en la distancia, esto para apreciar incluso más a quienes día a día están para nosotros.

Lealtad: Es aquel sentimiento propio de las personas, que es congruente con quien se expresa y con quien se refleja, que es bastante intangible pero que es muy moral y corresponde a nuestros valores, así mismo es propio de cualquier relación o compromiso intrapersonal que desarrollamos en nuestras vidas y que se aprecia en gran medida con el paso del tiempo.

 

Amistad en tiempos de crisis

Por Estefanía Arteaga Guerrero

Si de algo sirve esta crisis que estamos viviendo mundialmente es para darnos cuenta de las amistades verdaderas, pues en estos tiempos pocas amistades quedan. Un amigo es aquel que se preocupa por ti, que no te humilla, que está en las buenas y en las malas, especialmente en las últimas, ya que es quien te conoce y sabe por lo que estás pasando, es quien te da la mano antes de que se la pidas.

A veces creemos que una amistad es aquella con la que hablas todos los días, a la que le cuentas todo, que se ven seguido, pero no en todos los casos, por ejemplo, mi mejor amiga Mariana, que conozco desde que tengo 9 años, es a quien considero mi hermana y no precisamente con la que hablo todos los días, es simplemente mi persona, esa que ha estado cuando la he necesitado y cuando no, quien me ha hecho crecer como persona, la que me ha dado consejos sinceros, pues me dice lo que es y no lo quiero escuchar.

Creo que esta pandemia ha hecho que varias amistades caigan en esta confusión, puesto que como ya no hay posibilidad alguna de salir, de ir por un café o a una fiesta, sólo queda el verdadero interés por esa persona. Eso no significa que nunca se escriban, pues no es mentira que esto no ha sido fácil para nadie, el nivel de ansiedad ha aumentado junto con el sentimiento de soledad y hay “amigos” que te dan la espalda descaradamente cuando más necesitas de ellos, es triste darnos cuenta de que esas personas en las que confiábamos se olviden de ti como si nunca te hubieran conocido.

Las peores heridas son aquellas de traición. Decía Maquiavelo que la traición es el único acto de los hombres que no se justifica, pues esa falta de lealtad es la que realmente duele en el alma, ya que nadie traiciona de un día para otro, para esto tiene que haber una relación de confianza que se pueda romper, y eso se podría decir que pasa cuando esperamos algo de una persona y finalmente lo único que nos queda es decepción, por eso es mejor no esperar nada de nadie, solo disfrutar los momentos.

Es posible que se presenten momentos difíciles como en cualquier relación afectiva, pero nada que no se pueda superar, pues lo realmente importante aquí es tener claro que la amistad es resistente ante crisis como esta.

Considero que el ritmo que llevábamos era el problema, pues nos tenía pasivos, sin creatividad, pasmados. Ahora es tiempo de variar puesto que cada crisis, ya sea grande o pequeña implica un cambio, tanto en la forma de relacionarlos con los otros, como en nuestra manera de ver esas pequeñas cosas que antes no eran interesantes en lo más mínimo, también en alcanzar nuestras metas, es tal vez para dejar de aplazar eso que tanto hemos querido hacer desde hace tiempo porque ahora que sabemos lo fácil que es que las cosas cambien en un abrir y cerrar de ojos.

Agradezco esas personas que un día llegaron a mi vida y se han quedado a mi lado y también esas que se fueron porque no aportaban nada bueno, pues con todas experiencias es que he aprendido de que se trata el verdadero valor de la amistad, el verdadero significado de la palabra. Finalmente, lo que nos queda son eras risas que compartimos con ellos, esos momentos que nos llenan la vida de felicidad, esa compañía que muchas veces ni encontramos en la propia familia.

 

La amistad y los efectos del coronavirus

Por Daniela Valentina Velandia Puerto

La amistad es una de las tantas formas como el ser humano se manifiesta socialmente generando un vínculo, no solo físico, sino también sentimental, frente a otra persona con la cual suelen compartir momentos sumamente especiales por fuera de lo que se denomina “círculo familiar estable”, como lo menciona la psicóloga Martha Bastardas en su website “Psicología-online”.

Muchas personas dicen que los amigos son la familia que uno escoge, gracias a que la relación entablada es totalmente diferente a una relación sentimental y familiar. La psicóloga Bastardas afirma que los valores indispensables para una amistad son la generosidad, la lealtad y la sinceridad.

Las personas, al momento de entablar una relación de amistad con otra persona o grupo de personas, deben tener en cuenta que esta sea considerada verdadera. Hay que medir el tiempo y el cariño que debe tener la amistad, pero, muchas veces, por más compromiso y lealtad que se tenga, el cambio constante por la naturaleza de los seres humanos nos provoca alejarnos de personas que en un momento llegamos a considerar “amigos del alma”.

Puede que una amistad cumpla todos los requisitos necesarios para que la misma sea conservada por muchos años y hasta para siempre, pero en la situación actual que atraviesa el mundo entero, sin excepción de algún país, se vive un crisis de salubridad sin precedentes para generación, la cual ha provocado un cese abrupto de la humanidad que cada día está más conectada entre sí gracias a la tecnología, esta nos permite interactuar más fácilmente que en el pasado, volviendo a las personas sujetos sociables con cada vez más cantidad de amigos y conocidos. De este modo el mundo que antes era conocido como un lugar con límites para ampliar la lista de amigos, ahora solo se necesita estar conectado para acceder a esa lista ilimitada de nuevas personas.

Sin embargo, desde la llegada del coronavirus a esta sociedad totalmente conectada, no solo por la tecnología, la cual facilita la interacción entre personas, sino también en su conexión con la situación actual, se ha generado una crisis social a gran escala, debido al distanciamiento social como una de las medidas de protección decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS),  debido a que desde la propagación descontrolada del nuevo coronavirus se ha determinado estar alejado o mantener distancia con personas que no pertenecen al círculo familiar y que no residan en la misma vivienda, debido a que toda persona es considerada potencial portador del virus. Sumándose a esto, muchos gobiernos han implantado cuarentenas obligatorias para evitar el flujo constante de personas para frenar el aumento de contagios.

Debido a esto, la crisis social cada vez causa más efectos negativos que positivos en la convivencia e interacción de las personas, ya que, como se mencionaba anteriormente, el ser humano necesita, por naturaleza, la convivencia y establecer vínculos con demás personas que no sean únicamente de su círculo familiar, llevando a que esta crisis genere, no solo un distanciamiento social decretado por organizaciones de salud y gobiernos, sino también un distanciamiento de amistades debido al encierro preventivo que se está viviendo, ya que lo fundamental de mantener una amistad es reducir lo más mínimo la distancia y aumentar la interacción para conservarla de la mejor manera, pero por las condiciones actuales muchas amistades están quedando en recuerdos del pasado por la falta de interacción continua con las mismas. Sin embargo, el uso de las redes sociales como medio para hablar con nuestros amigos se ha hecho cada vez más popular, como hacer video llamadas por sitios en internet y hasta juegos online para sentirnos conectados con los más allegados a nosotros para que, a pesar de la distancia obligatoria, no nos sintamos alejados los unos de los otros. Pero esto no es suficiente, ya que falta la interacción física para mantener ese símbolo e importante valor que es la amistad.

Para finalizar, cabe decir que la coyuntura por el coronavirus nos está afectando significativamente como raza humana, como personas, debido al encierro y al miedo, pero en el ámbito social que cada uno de nosotros tiene, y pese a la distancia que tenemos, las interacciones mutuas entre esos amigos que tanto apreciamos, y esos conocidos que nos sacaron una sonrisa, deben ser renovadas después de esto.

Debemos apreciar más un abrazo, dejar las peleas innecesarias, que a pesar de todo una de las cosas que más extrañamos es poder ver y vivir con nuestros seres más cercanos, ya sea la pareja sentimental  o, como se dijo en el principio, esa familia que nosotros escogimos que son nuestros amigos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Hogar, dulce hogar

Este es un foto-documental de un barrio en Ibagué, donde no sólo son familia las personas que llevan la misma sangre sino también los vecinos. ¿Sabes por qué?

Gregorio, el artesano del olvido

Un hombre de 63 años que ha vivido el olvido de su familia y de la ciudad a la cual dedicó su vida, relata lo que ha significado ser guardián del patrimonio histórico y cultural de Honda.

Orfeo y Eurídice, una travesía al fondo del Hades

Esta sonorización 3D propone, desde la narración, un viaje al interior de uno de los mitos griegos de mayor valor en términos de matices sonoros.

“Herbolaria”, el voz a voz de las plantas

Tal como crecen las plantas, el conocimiento humano sobre su diversidad y sus propiedades se ha cultivado hasta nuestros días.