Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Redes turbulentas

El microtráfico es una telaraña en la que miles de jóvenes bogotanos quedan atrapados irremediablemente.

Especial convergente realizado para la clase de Taller de convergencia en medios (octavo semestre, 2020-2), con la profesora Claudia Patricia Bautista Arias. 

Muchos jóvenes ingresan en redes de microtráfico en Bogotá debido a la falta de recursos por una parte, como consecuencia de haber crecido dentro de una cultura que celebra a quienes hacen dinero fácil, en la que impera la idea de que el fin justifica los medios. Y por otra como consumidores de sustancias psicoactivas que mantienen en funcionamiento un mercado que, según la Fundación Ideas para la Paz, mueve cifras cercanas a los 30 mil millones de pesos mensuales en la capital colombiana.

Un negocio con una rentabilidad que supera el 100% en todos los casos, según el informe del Departamento Nacional de Planeación  de noviembre de 2016 titulado: “Narcomenudeo en Colombia, una transformación de la economía criminal”, que determinaba el costo de producción de un kilógramo de cocaína en USD 874 (2,4 millones de pesos), de un kilógramo de marihuana en 91 mil pesos colombianos y de $276 mil pesos para un kilógramo de bazuco. Mercados en que los mayoristas (redes de narcotraficantes), obtienen utilidades de entre 110% (cocaína) y 625% (bazuco), las redes de distribución logran rentabilidades que van desde el 48% (bazuco), hasta el 1.407% (cocaína) y los minoristas que venden las dosis a los consumidores logran ganancias que oscilan entre el 55% y el 169%.

Grandes cantidades de dinero que circulan a diario por manos, bolsillos y negocios de todas las ciudades y que, en su flujo constante, arrastran a muchos jóvenes que participan sin saberlo en el movimiento de una gran máquina. Conozca desde adentro las redes del microtráfico bogotano y descubra las consecuencias que puede tener para quienes ingresan en su intrincada telaraña:

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Lenguaje inclusivo, pero no masivo

Lo usan, les parece raro o que está mal. El lenguaje inclusivo está cada vez más presente en nuestra vida, pero ¿tiene sentido usarlo?

¿Plástico? No, gracias

La impactante imagen de ríos y océanos inundados por residuos plásticos resulta demasiado común. Ahora debemos enfrentar su impacto en los ecosistemas.

El claustro

Bienvenidos a "El claustro", un juego interactivo y un viaje al interior de la claustrofobia en tiempos de pandemia.

“Una vez fuera del martirio, el martirio siguió porque la verdad yo no la podía restablecer”

Íngrid Betancourt ha sido un referente de las víctimas del conflicto colombiano y hoy, alejada de la política, sigue batallando por el perdón, la reconciliación y contra la corrupción.