Facultad de Comunicación Social - Periodismo

‘Pasajeros’, recorriendo el puerto más importante del Río Magdalena

Una observación guiada por los habitantes de Honda, testigos y protagonistas de lo que representa este puerto para la historia de Colombia.

Fotolibro realizado para las clases de Fotografía e Historia de Colombia (segundo semestre), con los profesores Viktor Barrera, Gabriel Rojas, Cesar Aguirre y Wilson Pabón.

Honda es historia, una que sus habitantes rememoran continuamente. Hablar de este municipio sin mencionar al río Magdalena es imposible, pues sus relatos se escriben en conjunto con el río. Ser pasajero es tener claro que vamos de paso y nada nos pertenece; no existe ningún vínculo con el lugar visitado o sus objetos simbólicos. Simplemente recorremos la memoria de otro y podemos aprender de las historias, pero no llegamos a conocerlas debido a que no somos quienes las han vivido, por tanto, tenemos el deber de respetar y honrar el privilegio de navegar en los recuerdos ajenos.

La vida de Honda pasa por los cuentos de sus habitantes. Lo más importante de una persona es lo que narra y deja para que sigan transmitiendo sus descendientes. Recorrer la zona rural de este municipio del Tolima, revela el compromiso del hombre ganadero con la calidad de su producción y la protección de las quebradas que sustentan sus terrenos y el contraste con la dura realidad de los pescadores del Río Magdalena.

Las calles, arquitectura y los puentes son parte fundamental de la identidad de este puerto; por un lado es un sinfín de laberintos construidos estratégicamente para los combates a los que debían enfrentarse sus habitantes en épocas de colonización e independencia, por otro una especie de fortaleza edificada con muros de gran altura para enfrentar las crecientes del río y, finalmente, un poblado recorrido por virreyes, científicos y grandes personajes como Antonio Nariño, José Celestino Mutis y Simón Bolívar. En el presente, el río que sigue fluyendo cuenta y escribe la historia de sus pescadores, lleno de mitos, leyendas e historias lamentables. Agoniza desde hace varios años y para entender el porqué, es necesario conocer su importancia y aporte a la exploración y economía del país.

El río es dador de vida, pero su explotación sin responsabilidad lo puede conducir a la sequía. La pesca es una de las actividades más arraigadas en la ciudad y la población de peces ha disminuido un 50% debido al abuso por parte de los pescadores y el desecho de residuos contaminantes, desechados principalmente por grandes empresas. Además, el uso de las aguas de sus afluentes para alimentar las actividades de plantas hidroeléctricas disminuye su volumen, afectando la vegetación y fauna acuáticas. Ser pasajero en Honda, es comprender que lo que pasa en este municipio nos afecta a todos porque es parte de la historia de Colombia.

Están todos invitados a explorar las fotografías que dan cuenta de una historia que los habitantes de Honda, y en especial los pescadores, rememoran continuamente. Su aporte económico y estratégico al país ha sido enorme desde la época de la Colonia, cuando la mercancía española llegaba desde el mar a su puerto a través del río Magdalena para que, después, todo fuera transportado al resto de Colombia. Bienvenidos a Honda un lugar maravilloso que pueden visitar haciendo click en la siguiente imagen:

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Navegando el mar del olvido

La soledad es la única compañía en un mundo donde la tecnología es suplente del calor humano.

Investigación útil para la sociedad

La producción investigativa de la Facultad de Comunicación-Social - Periodismo es prioridad en nuestro modelo de educación.

La feminidad es fuerza

Propuestas gráficas innovadoras para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, que incorporan una nueva visión de la feminidad y su verdadero valor en la sociedad.

Tu historia en un cuento

¿Por qué nunca nos enseñan más acerca de nuestra historia? No sabemos, pero queremos que los niños y niñas sí la conozcan ¡No se pierdan nuestros cuentos!