Facultad de Comunicación Social - Periodismo

El poder de las buenas palabras

Si dijéramos las buenas cosas que pensamos y callamos, el mundo sería un lugar mejor.

Serie web realizada para la clase Flujos de trabajo en la industria audiovisual (séptimo semestre, 2018-1), con la profesora Claudia Patricia Bautista Arias

La serie ‘El poder de las buenas palabras’ es un experimento social cuyo objetivo es mostrar lo que sucede cuando se dicen las cosas positivas que nunca se han dicho, o
simplemente se han olvidado. A través de distintas situaciones entre dos individuos se demostrará el poder que tiene expresar los buenos sentimientos que tenemos hacia alguien o hacia alguna situación en particular.

En el día a día las personas se enfrentan a diversas situaciones que sacan lo peor de sí mismos: ya sea el tráfico, una pelea o un día gris, esto hace que los seres humanos se
traten los unos a los otros de la misma forma en que se sienten. La rabia, la tristeza, la amargura parecieran tener el poder de los que las personas dicen… o muchas veces callan. Normalmente usamos las palabras para herir, juzgar y atacar, ¿qué pasaría si somos capaces de decir lo bueno que nunca hemos dicho?

Los protagonistas de cada capítulo de nuestro experimento social serán dos: el escritor y el lector. Al primero se le asignará la tarea de escribir y leer las buenas palabras que nunca ha dicho o ha dejado en el olvido acerca de una situación o persona en particular. El segundo personaje es el lector, a quien se le da  la indicación de leer una carta, sin remitente aparente y ‘sin explicación alguna’ de porqué debería recibirla. Lo que los dos protagonistas no saben es que estarán en el mismo lugar y que eventualmente se van a encontrar en algún momento.

Las reacciones son impredecibles y los protagonistas son gente del común, como las personas que nos cruzamos en la calle cuando vamos de afán a nuestro lugar de estudio o trabajo pero ignoramos por completo. El fin de este proyecto es demostrar no sólo que todos tenemos algo bueno por decir, sino que somos capaces de hacerlo a pesar de
nuestros prejuicios e inhibiciones.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Apropiación cultural del café colombiano

Los colombianos nos sentimos orgullosos de tener el mejor café del mundo pero, en realidad, ¿qué tanto sabemos de éste maravilloso grano ancestral?

Orgullo y lucha en un álbum

Un fotolibro que explora a profundidad las historias de quienes conforman una pequeña familia cartagenera.

¡Salvo patria!

Buscar un escondite puede que no sea sólo cuestión de juego, sino una necesidad para salvar sus vidas.

Candeteatros, más visibilidad para el teatro

Foto por Kosygin Leishangthem

El teatro en La Candelaria se ha visto opacado debido a la poca visibilidad que se le da a esta industria. Para ello, Candeatros tiene la solución.