Facultad de Comunicación Social - Periodismo

El impacto de las mujeres en el periodismo

Tres grandes mujeres, María Jimena Duzán, Salud Hernández y Gina Mórelo, discuten sobre las condiciones actuales del periodismo en Colombia sobre la visión femenina en torno a los temas de interés social.

Reportaje realizado para la clase de Taller de Convergencia (octavo semestre), con la profesora Mónica Parada Llanes

Desde distintas perspectivas, tres grandes mujeres del periodismo, María Jimena Duzán, Salud Hernández y Gina Mórelo, discuten sobre las condiciones actuales del periodismo en Colombia y cómo la mujer aporta una visión distinta a los temas de interés social.

El periodismo de las mujeres en Colombia, en muchas ocasiones, ha sido reducido a la esfera del entretenimiento e incluso ha sido erotizado en la figura de las presentadoras de farándula. A pesar de que es un entorno hostil y pedregoso para lo femenino, muchas mujeres han trabajado con profesionalismo, aportando al oficio un tono más maduro y consciente a la información desde la segunda mitad del siglo XX.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Comunicar sin perderse en el proceso

Ejercer el periodismo requiere más que saber escribir y tener uno que otro contacto. Tiene un proceso completo si se ejerce correctamente.

La labor del periodismo va más allá de la divulgación

Entrevista realizada por Pamela Monroy, Karol Gómez, Juan Camilo Torres, Laura Mora, Laura Novoa, Camila Feliciano, Sebastián Aguilar, Carolina Mora, Valentina Hernández, Sharick Romero y Laura Angarita para el cubrimiento especial del Festival Gabo 2019, con la profesora Mónica Parada Llanes. Mago Torres es una de las investigadoras de ‘El [...]

Un “activista” llamado Santiago Rivas

El presentador ha incursionado en la televisión y en el mundo sonoro, con aciertos y altibajos por su marcada postura social y política.

La responsabilidad de tratar con poblaciones vulnerables

La crisis migratoria en Venezuela obliga a miles de mujeres a buscar oportunidades de empleo en otros países, convirtiéndose así en una población vulnerable ante las redes de trata de personas.