Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Jóvenes sanandresanos, embajadores de la cultura isleña

Armando, Ean y Marshall son sólo tres de los jóvenes que buscan un futuro en la capital, extrañando a sus familias, sus costumbres y sus islas.

Reportaje realizado para la clase Flujos de trabajo en la industria audiovisual (séptimo semestre, 2019-1), con la profesora Claudia Patricia Bautista Arias.

En una isla superpoblada en el Caribe colombiano, ser joven y proyectarse hacia el futuro no es sencillo. Para muchos jóvenes de San Andrés y Providencia la única opción es viajar al continente para buscar un futuro promisorio. Y, a pesar de estar lejos de su hogar, tratan de mantener vigentes sus costumbres y ser representantes de su cultura, hablando en su lengua: el creole y haciendo lo que más les gustaba cuando vivían en el archipiélago: jugar baloncesto e ir a bailar a las discotecas en que se encuentran con sus paisanos. 

Este reportaje explora aspectos de la vida nocturna de un pequeño grupo de jóvenes que salieron de San Andrés Providencia y Santa Catalina para vivir en Bogotá, en la fría cordillera. Como ellos, cientos de jóvenes sanandresanos emigran hacia otras ciudades del interior del país para tener un mejor futuro laboral. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Historia de un redimido: José Ovidio Gaviria “El Paisa”

Este personaje dejó un legado con sus acciones. En Boyacá todos lo recordarán como el antioqueño más noble y el del corazón más grande. Además, por su labor para recoger a los vagabundos y convencerlos de aceptar una ayuda.

Bici en la vía

Este convergente interactivo ahonda en los riesgos de desplazarse en bicicleta y no cumplir con las normas de tránsito, o verse envuelto en un accidente. 

Pánico

Adéntrese a lo desconocido, a un viaje por los sonetos de Poe, al pavor en los filmes de Hitchcock, a las calles mórbidas de Silent Hill. Un vistazo a sus peores miedos. Un acercamiento a lo que lo aterra.

Osadía de un secuestro

¿Quién puede decir que en Colombia el terror del cautiverio no es real?