Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Frida Organza en “El armario queer”

Para entender lo que sucede fuera del clóset es necesario echar un vistazo a lo que hay adentro.

Serie web realizada para la clase Flujos de trabajo en la industria audiovisual (séptimo semestre, 2019-2), con la profesora Claudia Patricia Bautista Arias. 

¿Qué guarda el armario de un Drag King, de una mujer trans o de un hombre bisexual? Sea una estampa de la Virgen María o un pantalón de leopardo, en esta serie web documental lo material es una excusa para conocer las historias de aquellos que han pintado con sus colores lo que alguna vez les significó represión.

Esta serie inscrita en la línea del documental de observación o cinema verité, hace en su primer episodio un seguimiento íntimo al paralelo entre Organza Histeria y Frida Molina, para revelar un límite entre dos personajes que a veces se hace difuso.

De Organza dicen que es muy fiestera y sociable; de Frida que es más bien tranquila. Su nombre viene de la tela diáfana de algodón transparente que permite ver lo cercano. Por eso no deja de resultar curioso que la estética de Organza haya empezado como la de una drag de vanguardia que celebra lo terrorífico y repulsivo. Pero ahora, que ha vuelto a explorar su lado femenino, sigue enarbolando su espíritu díscolo.

Con poco más de 20 años, Organza Histeria ha dejado en alto el nombre de la generación más joven de la comunidad drag de Colombia. En 2019, fue la primera drag queen en pisar las pasarelas de Colombiamoda. Así mismo, en el marco del Paro Nacional de noviembre de 2019 uno de sus atuendos logró tocar la viralidad cuando, con la ayuda de una cuchara de palo, decidió transformarse en una cacerola andante.

Y así, con todas las peculiaridades que parecen apilarse con cada capa de maquillaje, Frida ha decido hacer de su apariencia estrambótica un manifiesto de lucha. Una mirada atenta permite descubrir que  en ella se dibujan los esfuerzos de quienes deciden celebrar su verdad en espacios donde el cuerpo habla por sí solo y desinhibirse deja de ser pecado.

Haga click en esta imagen para correr el velo y echar una mirada a un mundo al que todos estamos invitados:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Taita Yagé, bebida ancestral

Un viaje interactivo para conocer la bebida sagrada de los indígenas del suroccidente colombiano.

Drag como protesta, crítica y ruptura

Una corriente de resistencia política, cuerpos que llevan en sí mismos un mensaje y una crítica a la hegemonía.

Alguien habla algo

Este es un podcast en el que hablamos de lo que nos divierte, nos intriga, nos hace pensar o llorar; hablamos de lo que nos hace humanos.

Diccionario de la pandemia: Educación

La vida cambió rotundamente en 2020. Nuestras formas de estudiar y aprender también se han transformado en los últimos meses.