Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Emprendiendo la paz

Los excombatientes de las FARC han encontrado nuevas formas de sustento en medio de su proceso de reintegración, aprendiendo a emprender.

Especial convergente realizado para la clase de Taller de Convergencia (octavo semestre, 2020-1), con la profesora Mónica Parada Llanes. 

Han pasado ya cuatro años desde que se firmó el Acuerdo de Paz en Colombia, un acuerdo que marcó la historia del país y lo que sería el futuro de los excombatientes de las FARC que ahora emprenden con diversos proyectos productivos para reincorporarse y reconciliarse con la sociedad a pesar de las dificultades e incumplimiento tanto del Gobierno como de la extinta guerrilla.

Cada uno de los emprendimientos ha logrado posicionarse, puesto que cada uno de ellos tiene un fin social y económico; sin embargo, a lo largo de su realización han surgido una serie de inconvenientes con los recursos, tanto económicos como de materia prima, que los excombatientes deben solucionar para poder desarrollar a cabalidad la producción de sus nacientes empresas.

Una de la soluciones para estos problemas han sido las cooperativas, que les brindan la oportunidad de obtener recursos económicos para la realización de cada uno de sus productos, por ejemplo, Ecomun, pues los acuerdos no han funcionado de la forma esperada.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Fronteras invisibles de San Vicente del Caguán

Especial multimedia realizado para la clase de Taller de Convergencia (octavo semestre, 2019-1), con la profesora Mónica Parada Llanes. San Vicente del Caguán estuvo en el foco noticioso hace muchos años, dejando imágenes desoladoras de un fallido proceso de paz, ¿qué pasa hoy en ese municipio? ¿Cómo la resistencia se [...]

Los Z y los estereotipos digitales

¿Qué pasa si quieres lucir igual a los filtros que utilizas en tus redes?

Autóctonos: la tradición que nos une

Las plazas de mercado como centro de memoria, unión y diversidad en Bogotá.

Comiendo calle

Bogotá a la carta. La gastronomía callejera demuestra que cualquier lugar es un buen lugar para disfrutar de una buena comida.