Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Un barrio donde no caen las gotas

En el barrio Bella Flor, en Bogotá, el servicio de acueducto es inexistente para las invasiones. Como sea, los habitantes se ven obligados a conseguir agua.

Reportaje realizado para la clase de Taller de Géneros Periodísticos (cuarto semestre, 2023-1), con el profesor Fernando Cárdenas. 

Por el lugar en que Marvin y su familia construyeron su hogar, pasa una manguera sin fuerza ni presión que hace las veces de un rústico canal de alcantarillado. El agua que por allí se conduce presenta una suerte de deseo nocturno: sólo fluye cuando el sol se aleja por el oeste, a la luz del día desaparece. En ese período, deben almacenarla en sus cuatro cubetas. Si la noche les sonríe y la mañana es prolija, se llenan: los gastan en sus necesidades básicas, en cocina y lavado de ropa.

El agua deben hacerla rendir. No se sabe cuándo puede escasear. Porque no siempre llega. Y hay semanas en las que, incluso, no ven caer una sola gota a sus baldes. Su casa es una invasión y allí la Alcaldía de Bogotá, junto a sus empresas de servicios adjuntas, no están en la obligación de dotar al barrio con un sistema de acueducto. 

Marvin y su hermano, en su casa. Por Juan David Pérez

El abandono de la alcaldía a las invasiones forzó al barrio Bella Flor a regirse por su propia ley. Se creó un pequeño monopolio de servicios básicos. Se formó un negocio clandestino. Para poder tener agua, hay que abonar a un “gota-gota”. “Pagué 250.000 nada más por la manguera –explica Marvin–. Di 100.000 primero para que me pasaran la tubería”. Este tipo de acuerdos han sido la solución para la comunidad.

Según el artículo “Proliferación de Asentamientos Ilegales en Bogotá D.C.”, escrito por Ernesto Cuéllar, en 2017, se registró un aproximado de 20.032 invasiones en 13 de las 20 localidades de la capital. La Secretaría del Hábitat reporta, a su vez, que  Ciudad Bolívar se ubica como una de las localidades con mayor número de ocupaciones de este tipo. 

Una montaña de invasión en Bella Flor. Por Juan David Pérez 

“Es un negocio, en verdad, sin papeles”, menciona Marvin, refiriéndose al pago que se le realiza al dueño de la red de tuberías para la comunidad. “Es ilegal, pero es mejor no andar diciéndolo en voz alta”, concluye. Se percibe en las palabras de Marvin un cierto dejo temeroso al hablar sobre el sistema de acueducto: si no hay pago oportuno con los “gota-gota” puede ocurrir, en el peor de los casos, que se pierda hasta el “ranchito”. 

La ley 812 de 2003 establece: “la prohibición de recursos públicos en asentamientos originados en invasiones o loteos ilegales realizados con posterioridad a la vigencia de la presente ley”. A grandes rasgos, las entidades prestadores de servicios públicos, como el Acueducto, por ejemplo, se abstendrán de ejercer sus labores en el lugar donde Marvin tiene su casa. Desde hace más de ocho meses viven allí. Y –advierte–  no esperan que el Estado llegue pronto a legalizarlos. 

*** 

A pocos metros debajo de la casa de Marvin Benítez y Deunis Alarcón, su esposa, lleva su curso un pequeño río que rodea todo el vecindario. En él pululan la basura de varios días y una espuma que emana un olor contaminado y molesto al olfato. Allí van a parar, gracias a un tubo blanco hecho en PVC, los vertimientos de los habitantes de Bella Flor. No hay un caño subterráneo que permita el tránsito disimulado de aguas negras. El barrio se expone, sin una veeduría exhaustiva y rigurosa del Distrito Capital, a microorganismos infecciosos que producen enfermedades virales.  

El río de los desechos. Por Juan David Pérez 

La suciedad del río es una confrontación más entre las varias que surgen entre la comunidad. Unida a esta última, se encuentra la escasez de agua. “A veces dura hasta tres días sin llegar”, indica Deunis. Cuando esto ocurre, deben visitar a sus vecinos más próximos para pedir agua regalada y, agrega, “nos limitamos un poco: no estar lavando; friego no más lo que se va a necesitar”. La ropa de todos, cuando el agua está agotada, no puede quedar lavada el mismo día. Y ocurre, en ocasiones más puntuales y difíciles, que suelen ser más de tres días de escasez. 

Deunis compartió el final del 2022 con su familia en una celebración cuyo foco principal no fue la música ni la felicidad. Fue la escasez de agua. “Nosotros del 31 de diciembre al 10 de enero nos quedamos sin agua. Cortaron la manguera en este lote”, cuenta Deunis. La única persona encargada del mantenimiento de la tubería que Marvin adquirió no se encontraba en la ciudad. No hubo arreglo hasta entonces. Como sí lo habría si existiese un servicio público en la zona y el acueducto acudiera a resolver la falla en la tubería. “Este ha sido el período más largo en el que nos hemos quedado sin agua”. 

Deunis la entrada de su hogar. Por Juan David Pérez 

La Alcaldía de Bogotá es consciente, según palabras de Deunis, de que los servicios de tubería artesanal, propios de las invasiones, son inevitables e inherentes a la situación de los predios. Por esta razón, la Secretaría del Hábitat y el Plan de Ordenamiento Territorial se encuentran en el proceso de legalizar más de 214 de estos asentamientos, de acuerdo a entrevistas realizadas por revista Semana en 2017 a la anterior Secretaria del Hábitat, María Carolina Castillo. A 2022, el Estado ha legalizado, tan sólo en Ciudad Bolívar, 61 barrios. Bella Flor está a la espera de sumarse a la lista. Es el deseo de Deunis y su familia. Tener, de una vez por todas, su hogar sin ningún tipo de irregularidades. 

“Nos gustaría que legalizaran todo y nos pusieran para pagar los servicios, pues ya estaríamos cómodos. Porque ya es una propiedad de uno”, dice Deunis. Al haber entrado en un censo, su casa es intocable. Aun así, se desconoce el tiempo de espera. El hogar de Marvin, Deunis, su hermano y su hijo cumple con los requisitos principales de la Secretaría del Hábitat para ser legalizado. No está ubicado en ninguna zona de riesgo. Tampoco ha sucumbido ante las fuertes lluvias de la ciudad, puesto que los cimientos de madera le brindan estabilidad al hogar. Varios de sus vecinos, quienes construyeron sus casas cerca al río, debido a la fragilidad del suelo, fueron reubicados y obligados a dejar sus hogares –que fueron demolidos a posteriori– por órdenes del Palacio Liévano. 

Se espera que Marvin y Deunis muy pronto adquieran los beneficios que ofrece el Estado y, así, no dependan de una manguera sin fuerza ni presión que haga las veces de un rústico canal de alcantarillado. En su lugar, obtendrán agua constante. Una que no desaparecerá en las festividades de año nuevo. Y recibirán, como si no fuera suficiente, un tratamiento de aguas residuales. El riesgo de sufrir enfermedades disminuirá. Entonces las problemáticas de Bella Flor no serán más que anécdotas contadas entre risas y galletas. 


3 Respuestas a “Un barrio donde no caen las gotas”

  1. Ana yorley Jaimes vergel dice:

    Excelente entrevista

  2. Guillermo Arias Chaur dice:

    Reportaje expresado en términos muy reales y concisos. Excelente

  3. Yuraima Albarracin dice:

    Una realidad de pueblo colombiano, expresada en un excelente reportaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Feminismo en las universidades de Colombia

Las colectivas feministas de las universidades se han manifestado no sólo con protestas sino también simbólicamente para generar un impacto social.

La lucha por la educación pública

Un movimiento estudiantil se ha tomado las universidades públicas de Colombia, con el fin de que el gobierno nacional aporte más dinero a la educación.

El superhéroe del cómic en Colombia

Las narrativas gráficas en Colombia se están construyendo desde hace muchos años, abren los ojos de las personas a través de la ilustración y sus impactantes mensajes.

“El periodismo prende la luz de un cuarto oscuro”, María Paulina Baena

Su carácter la ha llevado a donde está hoy. No tiene filtro al señalar las injustas, sea quien sea el implicado o su procedencia. Es fiel a la transparencia y a trabajar en pro de la igualdad y la equidad. Con su pelo crespo, gafas rojas y carisma característica, María [...]