Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Amor a tiempo

Amor a tiempo, un café que comenzó como una tienda virtual, creada con el propósito de visibilizar a los firmantes del acuerdo de paz.

Crónica realizada para la clase de Introducción al Lenguaje Periodístico y Diseño de la Información (tercer semestre, 2022-2), con los profesores Sergio Ocampo y Orlando Valencia. 

“Amor a tiempo” nació en septiembre del 2019 como una tienda virtual. Fue una idea desarrollada entre Alejandra Lozano y Julio Pulido, quienes buscaban visibilizar los emprendimientos creados por los firmantes del acuerdo de paz, suscrito entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos en el año 2016.

El objetivo era apoyar las producciones artesanales de los reinsertados y ayudarlos con la obtención de recursos económicos, vendiendo sus productos en la tienda virtual.

Así, aquello que había comenzado con una caja de 4 cervezas y una libra de café, se transformó en una gran variedad de productos. A principios del año 2022 decidieron crear una tienda física, a causa de la alta demanda de los clientes.

Lea a continuación la crónica completa.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Huella invisible

Descubre las heridas psicológicas, pero silenciadas, que emergen desde el corazón del conflicto. Huella invisible, un proyecto sobre salud mental en actores del conflicto armado en Colombia.

Desaparición forzada: un regreso sin memoria

En este podcast conocerás la historia de Angélica, una madre que busca a su hija desaparecida a manos de un grupo armado ilegal.

“Valió la pena”: seis años del acuerdo de paz se conmemoran con la Biblioteca Abierta Para la Paz

El Acuerdo de Paz marcó un antes y un después para el país. Fue un momento histórico de suma importancia reconocido por los alcances y desafíos que significó en términos de negociación, justicia y reparación, entre otros aspectos fundamentales.

De las botas al telar

El acto de tejer se ha transformado en una herramienta para sanar heridas. En áreas afectadas por la violencia, el tejido se convierte en un puente hacia la reconstrucción de conexiones rotas. Las agujas no solo reparan, sino que también hilan historias y promueven la curación