Facultad de Comunicación Social - Periodismo

Quibdó en Bogotá

Reportaje realizado por Nicolás Llano, Sebastián Ramírez y Emily Samantha Závala
para la clase Taller de Convergencia con la profesora Mónica Parada Llanes.

Las personalidades de Rodrigo Durán, el director de la película, y Rafael Caicedo, su protagonista, contrastan notablemente. Rodrigo es un bogotano sobrio, observador, que no levanta la voz para decir lo que piensa y Rafael un quibdoseño expresivo y entrador, que habla con pasión de sus creaciones. Pero a pesar de sus diferencias, o tal vez debido a ellas, ambos mantienen un diálogo rico y fluido, que acabó por dar a luz a un proyecto genial. Este documental llegó al FICCI (Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias), ganó una convocatoria del Ministerio de Cultura y despertó un montón de sentimientos encontrados en los espectadores que han tenido la posibilidad de verlo. ‘El joven de la cámara’ no es otra cosa que el diálogo de dos colombias que se miran y se reconocen entre sí.

La convocatoria Nueva Mirada apostó por este proyecto porque “construye el retrato de un personaje fascinante, un joven realizador chocoano con una fuerza creativa arrolladora”. Además, se destacó la forma pragmática en la que el documental muestra cómo Rafael Caicedo entabla un camino de paz. Este era uno de los requisitos principales de la Convocatoria, darle un vistazo a lo que estaban haciendo los jóvenes en el post-conflicto. Ahí estriba uno de los mayores méritos de ‘El joven de la cámara’, porque la violencia no se menciona explícitamente. Y tal vez la paz sea no tener que estar hablando de violencia.

A continuación oímos las voces de las voceras del Ministerio de Cultura y USAID, entidades que ayudaron con recursos para la consecución del documental.

El documental es una pieza auténtica. En cuestiones de forma es bellísima, maneja paletas de colores bien cuidadas y logra una fotografía conmovedora. Pero en fondo es otra cosa, algo que los espectadores no se esperan. Tiene una narrativa envolvente. El ritmo con el que Rafael Caicedo camina con su cámara por las calles,  las casas y los locales de Quibdó va llevando al auditorio por un viaje lleno de fuerza. Los diálogos que mantiene el director con su protagonista son oportunos y profundos, puesto que representan otras conversaciones. Primero hablan la ficción, encarnada por Rafael y la no-ficción, encarnada por  Rodrigo. Y, además, hablan Quibdó y Bogotá, usando la creación como lenguaje.

Después de la proyección de la pieza hubo un conversatorio entre Rafael Caicedo, Rodrigo Durán, y Mabel Lara. Hubo observaciones que destacaron la importancia del trabajo de Rafael en su canal de Youtube Esta es mi historia, además de grandes elogios por la mirada fresca que le dio el documental de Rodrigo al Pacífico colombiano, más desde las ganas de hacer obra y menos desde la dificultad que esto implica.

Después de finalizado el evento, Rodrigo Durán y Rafael Caicedo se refirieron a lo que fue la experiencia de ver su trabajo plasmado en un auditorio de la capital del país. Ambos se veían contentos y satisfechos de lo que habían visto. Hicieron balances generales de lo que había sido su trabajo y la construcción de comunidad a través del arte. También nos contaron un poco de las impresiones que les había dejado darle una mirada a la juventud del Chocó a través de sus lentes, el uno desde la no-ficción y el otro desde la ficción.

Rafael Caicedo es un innovador, no sólo por los contenidos que produce o el público al que se dirige en su canal, sino también porque invita a actores naturales a participar de sus obras. Dos de ellos estuvieron en el lanzamiento de documental, sus nombres son Jefferson Rivas y Yesid Córdoba. Los dos nos contaron acerca de cómo fue trabajar con ‘Rafa’, como le dicen sus conocidos, y la forma en la que están creando una comunidad alrededor de la generación de contenidos para la serie web Quibdó Baila. Además, hicieron un show antes de la presentación del documental que animó al público bogotano.

Los asistentes al evento se mostraron muy complacidos con lo que vieron en la pantalla. Comentaron las originales perspectivas que presentaba El joven de la cámara de lo que significa ser un artista en el Pacífico colombiano e hicieron preguntas a Rodrigo y Rafael por los trabajos que cada uno de ellos lleva a cabo.

En el siguiente audio mostramos a uno de los asistentes del evento, que nos cuenta cuál fue su sensación con el documental.

Mabel Lara, una de las periodistas más reconocidas de la región Pacífica, fungió como moderadora en el conversatorio de esa noche. Les hizo preguntas a Rodrigo Durán y Rafael Caicedo acerca del camino que tuvieron que seguir para llevar a cabo sus proyectos. Adicionalmente, se mostró entusiasmada por el carisma de Rafael para narrar con una voz propia historias que acontecen en el Pacífico colombiano. Mabel habló con Conexión Externado e hizo algunas reflexiones acerca de lo que le dejó el documental.


Responder a “Quibdó en Bogotá”

  1. Claudia Bautista dice:

    ¡Rafa es increíbleeeee!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos Relacionados

Dolor, justicia y olvido

En la entrada del Caribe colombiano cientos de familias siguen viviendo un duelo provocado por las secuelas de más de medio siglo de conflicto armado en Colombia.

Universitario, no sea víctima del nuevo código de Policía

Código de Policía

Infografía realizada por los estudiantes Abder Marbu e Ingrid Vela.

Movimiento estudiantil, ¿libertad o represión?

Colombia atraviesa uno de los momentos de cambio más importantes de su historia. Los jóvenes quieren que su voz sea escuchada y no van a descansar hasta lograrlo.

Memorias marchitas

El conflicto armado en Colombia ha dejado heridas profundas y memorias imborrables. Una triste herencia que se marchita, pero nunca acaba.